Publicidad

Roma, 9 dic (EFE).- Nuevo tropiezo del Lazio en este inicio de campaña en el que los de Maurizio Sarri no están dando el nivel esperado en el campeonato doméstico, ese en el que esta jornada no pudieron pasar del empate ante un Hellas Verona (1-1) en descenso y que jugó en inferioridad numérica los últimos compases del partido.

Clasificados para octavos de final de Liga de Campeones y con posibilidad de ser primeros si gana al Atlético de Madrid este miércoles en Madrid, pero incapaz de encontrar regularidad en Serie A. Esa es la situación del Lazio, que con el empate se queda octavo con posibilidad de caer hasta la duodécima plaza y cada vez más lejos de la pelea por Europa.

Y eso que este sábado comenzó bien para los ‘biancocelesti’, con dominio y gol del italiano Mattia Zaccagni en su regreso al Bentegodi, el estadio que un día le animó y que justo celebró en este partido su 60 aniversario.

El dominio del Lazio fue perdiendo empaque con el paso de los minutos y los de Sarri volvieron a ser el equipo predecible que solo suma victoria en los últimos cinco encuentros ligueros. Pese al liderazgo de Luis Alberto, el Verona empezó a crecer en la segunda mitad y, justo después de una ocasión muy clara de los visitantes, obtuvo su recompensa.

Un centro muy largo de Ngonge que se envenenó y obligó a Provedel a sacar el balón bajo palos con apuros, dejando un rechace dentro del área que golpeó Suslov y que Henry empujó con el vientre en línea de gol para empatar el partido y hacer estallar a todo el estadio, lleno por el aniversario.

Intentó responder el Lazio al duro golpe encajado en el minuto 70 y, solo cuatro minutos después, otro exjugador del Verona como Casale marcó el que hubiera sido el 1-2 si el VAR no hubiera revisado la jugada por falta previa del central italiano en el salto con su par.

El empuje tras el gola anulado, más las piernas frescas de Pedro, el ‘Taty’ Castellanos y de Matías Vecino, ya perdonado tras su exclusión por motivos disciplinarios, ayudaron al Lazio a hundir a un Verona que además se quedó con uno menos tras la segunda amarilla de Duda.

Pero no pudo derribar el muro del Verona, decidido a dar una alegría a los suyos en un día señalado y a evitar el descenso. El empate dejó a los locales décimo octavos con 11 puntos, empatados con el Empoli, primer equipo fuera del descenso, y a una unidad de un Udinese que se ve las caras con el Inter.

El Lazio, por su parte, sigue con su mal momento de forma. Una victoria en las cinco últimas jornadas, octavo a falta del resto de partidos y cada vez más alejado de la pelea por Europa. Eso sí, este miércoles visita al Atlético de Madrid por el liderato del grupo en Liga de Campeones.

Publicidad