Publicidad

Roma, 17 mar (EFE).- Después de la dolorosa eliminación en Liga de Campeones ante el Atlético de Madrid llegó el primer tropiezo del Inter en 2024 en la Serie A, un empate ante un Nápoles (1-1) que aprovechó el bajón ‘nerazzurro’ para sacar un punto en un partido en el que fue inferior.

El equipo napolitano, sin embargo, supo apretar cuando el Inter dio síntomas de debilidad en defensa y castigar a falta de apenas 9 minutos para el final.

Era un partido fundamental para el Inter en San Siro y una oportunidad de oro para el Nápoles de confirmar sus buenas sensaciones ante un equipo dolido por la inesperada eliminación en ‘Champions’.

Los ‘nerazzurri’ estaban intratables en la Serie A y, como si nada hubiera pasado el miércoles, hicieron otro partido impecable al que le faltaron solo los 10 últimos minutos, en los que se desató el caos en San Siro.

Y es que una controvertida decisión del colegiado, la de señalar un saque de esquina muy protestado por los jugadores del Inter, que pedían saque de puerta, derivó en el empate y dio vida a un Nápoles que no tuvo más que ese arreón final.

Porque en los 80 primeros solo hubo un equipo sobre el verde. Ocasión tras ocasión y posesión controlada. Eso fue el Inter. El Nápoles solo pudo resistir hasta el minuto 43, cuando Darmian se vistió de Lautaro Martínez para rematar en el punto de penalti un centro raso de Bastoni. Otra vez, como sucedió la pasada jornada ante el Lecce, un centro lateral de Bastoni rematado por otro defensa inauguraba el marcador.

Estaba siendo muy superior el Inter aunque, eso sí, el Nápoles, todavía campeón italiano, tuvo una baja importante como la del nigeriano Victor Osimhen, que si bien no está al nivel de la pasada campaña es un jugador fundamental en este equipo, un futbolista que da sentido a su plan de juego. Porque Kvaratskhelia lo intenta, es el mejor de los suyos, pero no puede solo. Es demasiado complicado.

Y más ante este Inter que es casi imparable. Un reflejo de lo que fue el Nápoles la pasa campaña. Pero estuvieron los de Simone Inzaghi desacertados en la segunda mitad y no cerraron un duelo que tuvieron en su mano. Ocasiones de Barella y Thuram, de Dimarco y de Lautaro, pero nada acabó dentro y lo pagó.

Todo en un episodio muy protestado por los locales, especialmente por Darmian, protagonista. Porque en una mala salida de balón del Inter, Di Lorenzo tocó el balón, que salió por la línea de fondo, pero el colegiado señaló saque de esquina. Y ahí llegó el empate del Nápoles, con un remate de Juan Jesús, precisamente exjugador interista.

Los últimos minutos fueron una locura. Mucha intensidad, faltas y ocasiones para ambos equipos, que fueron en busca de la victoria a pecho descubierto. Nada cambió. Como nada cambia para el Inter, que sigue siendo el mejor equipo de esta liga y el futuro campeón. Es solo cuestión de tiempo.

El punto, sin embargo, es fundamental para un Nápoles que está todavía fuera de Europa pero que persigue los puestos de Liga de Campeones. Encadena ya 6 partidos sin perder en la Serie A. La llegada de Calzona ha despertado al campeón, que se reveló a tiempo en casa del futuro heredero.

— Ficha técnica:

1 – Inter: Sommer; Pavard (Biseck, m.46), Acerbi, Bastoni; Darmian (Buchanan, m.84), Barella (Frattesi, m.71), Calhanolglu, Mkhitaryan, Dimarco (Dumfries, m.79); Thuram y Lautaro Martínez (Alexis Sánchez, m.79).

1 – Nápoles: Merte; Di Lorenzo, Rrahmani, Juan Jesús, Olivera (Mario Rui, m.75); Lobotka, Anguissa, Traorè (Cajuste, m.71); Politano (Ngonge, m.91), Kvaratskhelia (Lindstrom, m.91) y Raspadori (Simeone, m.75).

Goles: 1-0, m.43: Darmian; 1-1, m.81: Juan Jesus.

Árbitro: F. La Penna. Amonestó a Pavard (m.36) y Barella (m.54) por parte del Inter; y a Lobotka (m.52) y Calzona (entrenador, m.87) por parte del Nápoles.

Incidencias: encuentro correspondiente a la vigésima novena jornada de la Serie A disputado en el estadio Giuseppe Meazza de Milán.

Publicidad