Publicidad

Los Ángeles (EE.UU.), 13 ene (EFE).- El líder del Oeste también sabe vencer sin su estrella. Con Nikola Jokic ausente por molestias en la muñeca derecha, los Denver Nuggets sacaron adelante este viernes su complicada visita a Los Angeles Clippers con una actuación muy sólida y un encomiable esfuerzo colectivo (103-115).

El quinto triunfo seguido de estos convincentes Nuggets (29-13) se apoyó en la aportación de cuatro jugadores por encima de los 10 tantos: Jamal Murray (24 puntos y 8 rebotes), Michael Porter Jr. (22 puntos), Aaron Gordon (17 puntos) y Kentavious Caldwell-Pope (14 puntos).

Los de Mike Malone encestaron el 50 % de sus tiros y el 42,4 % de sus triples.

Las estupendas sensaciones de Denver contrastan con el mal sabor de boca de estos Clippers (22-22) que atraviesan un momento de muchísimas dudas y que solo han ganado uno de sus últimos ocho partidos.

Kawhi Leonard (24 puntos y 8 rebotes) destacó en unos Clippers flojos desde el perímetro (34,5 %), que siguen sin poder contar con Paul George por problemas en los isquiotibiales y que se despeñaron en el último periodo con 7 pérdidas de balón.

IGUALDAD HASTA EL FINAL

Con Deandre Jordan en lugar de Jokic en el quinteto inicial de los Nuggets, el partido empezó con un ritmo alto y con Kawhi (10 puntos) y Murray (7 tantos) midiéndose en un atractivo cara a cara (34-32).

Norman Powell sacó a relucir su explosividad en el segundo periodo con 8 puntos desde la segunda unidad de los angelinos.

Por su parte, Porter Jr. respondió en Denver, firmó varias penetraciones de muchísimo mérito y con 14 puntos en los dos primeros cuarto permitió que su equipo llegara con sus opciones intactas al descanso (58-57).

Ambos conjuntos siguieron sumando argumentos a su ataque en la reanudación.

Marcus Morris empezó el tercer cuarto con buenas sensaciones para los Clippers y Gordon se encargó de darle la réplica en los Nuggets.

Con intercambio de golpes y dominio alterno en el marcador sin que ninguno lograra tomar las riendas del duelo de forma decidida, Kawhi regaló una de las jugadas de la noche con un espectacular mate en la cara de Zeke Nnaji.

Sin embargo, un parcial de 9-16 en cinco minutos para Denver, más acertado y fino que los Clippers en ese tercer periodo, abrió una pequeña brecha para los visitantes antes de disputar los últimos doce minutos (81-86).

Como le sucedió en el tercer cuarto frente a Kawhi, Nnaji volvió a salir mal parado en la foto cuando John Wall le destrozó con un mate al contraataque.

Powell tomó la batuta en su equipo mientras Kawhi se daba un respiro en el banquillo, pero los Nuggets, con un trabajo coral muy firme, se mantuvieron por delante (92-97 con 7.30 para el final).

A los Clippers les entraron las prisas con varias pérdidas de balón muy inoportunas y algunos tiros demasiado precipitados.

En cambio, los Nuggets manejaron esos minutos clave con aplomo y serenidad hasta superar por primera vez el +10 gracias a un triple desde la esquina de Gordon (92-103 con 5.50 en el reloj).

Kawhi tiró del carro en busca de la épica, pero Denver no flaqueó en los últimos minutos y certificó un triunfo muy valioso sin Jokic.

David Villafranca

Publicidad