Publicidad

Nueva York, 8 feb (EFE).- Stephen Curry firmó este jueves una obra de arte desde el perímetro, con 11 triples de 16 intentos y 42 puntos en total, en la contundente victoria de los Golden State Warriors a domicilio ante los Indiana Pacers por 109-131.

El mejor triplista de la historia se lució especialmente en la primera parte con un apabullante 8 de 9 en tiros de tres, incluido un cuarto inicial extraordinario con 6 de 6 desde el exterior.

Los 11 triples de Curry son el mejor registro para un jugador en esta temporada de la NBA.

El genial base se quedó además a solo 3 aciertos de igualar el récord de más triples en un partido de la NBA que tiene su compañero Klay Thompson (hoy ausente por enfermedad) con 14 en un encuentro de 2018.

La marca personal de Curry en un partido es de 13 triples, una cifra que consiguió en un encuentro de 2016.

Según el portal especializado StatMuse, Curry lleva 13 partidos (incluyendo ‘playoff’) con 10 o más triples en toda su carrera cuando ningún jugador de la NBA ha conseguido más de 5 encuentros con esa estadística.

Con este asombroso recital de Curry, los Warriors cerraron su gira por el Este con un sólido 4-1 que les deja con un balance de 24-25.

Por su parte, los Pacers (29-24) tuvieron en Pascal Siakam a su referente con 16 puntos y 8 rebotes.

Publicidad