Publicidad

Washington, 4 feb (EFE).- Bradley Beal firmó sus mejores números -43 puntos- desde que llegó a los Phoenix Suns en su regreso a Washington, la que fue su casa durante 11 temporadas, y lideró una cómoda victoria ante los Wizards (112-140).

El escolta lo dio todo ante una afición que pasó del fervor del homenaje a quedarse helada, aunque lo despidió con aplausos cuando dejó la cancha a 8:44, recordando cuánto lo echa de menos. Además de los 43 puntos -con 16 de 21 en tiros de campo, 76,2 %- hizo 6 asistencias, 2 rebotes y 2 robos.

Los números de Beal este domingo en Washington superaron a los de su mejor partido hasta la fecha con los Suns, cuando anotó 37 puntos contra Los Angeles Lakers hace un mes.

Los Suns (29-21) llegaban a la capital federal para su séptimo y último partido seguido a domicilio tras un balance de 3-3 en los seis anteriores. A los Wizards (9-40), por su parte, parece habérseles pasado el efecto del cambio de entrenador y ya acumulan tres derrotas consecutivas.

Aunque Beal se llevó casi todo el protagonismo, para los Suns también destacó el bosnio Jusuf Nurkic con un doble-doble de 18 puntos y 13 rebotes, además de 8 asistencias. Kevin Durant, oriundo de Washington, también anotó 18 puntos.

Para los Wizards el mejor fue el israelí Deni Avdija con 24 puntos, mientras que el canadiense Eugene Omoruyi hizo un doble-doble con 16 puntos y 10 rebotes.

Con su victoria en Washington, los Suns consolidan la sexta plaza de la Conferencia Oeste, la última que da acceso directo a los ‘playoffs’, mientras que los Wizards tienen el segundo peor balance del Este y de la NBA.

 

Beal se crece en Washington

Los Washington Wizards quisieron rendir homenaje a Bradley Beal, que volvía por primera vez al Capital One Arena tras ser traspasado este verano pasado a los Phoenix Suns. Beal es el segundo mayor anotador de la franquicia capitalina, con 15.366 puntos, a solo 185 del mítico Elvin Hayes (15.551)

Beal fue aclamado por la que fue durante 11 temporadas su afición mientras se proyectaba un vídeo suyo en el marcador, pero el escolta de San Luis no tuvo compasión de su exequipo, que está en horas bajas, y tomó las riendas de los Suns desde el inicio.

El primer cuarto terminó 28-42, con 14 puntos de Beal y con unos Wizards a los que les hizo mucha falta su mejor jugador esta temporada, Kyle Kuzma, baja por una lesión en el hombro.

Los Suns se tomaron un respiro al inicio del segundo cuarto con el que permitieron que los Wizards se pusiera a solo seis puntos (39-45), pero Beal, de nuevo sin piedad, hizo un parcial de 0-6 que dejó noqueado a Washington.

Phoenix no tardó en poner un +20 en el marcador que llevó hasta el 58-79 en el descanso, una película que en el Capial One se ha visto ya muchas veces esta temporada.

 

Paseo de los Suns

Los Wizards se encomendaron a Deni Avdija para frenar la sangría, pero sin Kuzma, Marvin Bagley III y con el joven Bilal Coulibaly absolutamente desaparecido, el israelí fue incapaz de contener a unos Suns en los que Beal seguía hurgando en la herida.

Al final del cuarto los Suns habían ampliado su ventaja a +30 con un 86-116 en el luminoso que no dejaba dudas del dominio ejercido por los de Frank Vogel en la capital federal.

Bradley Beal todavía tuvo tiempo al inicio del último cuarto de anotar su última canasta antes de retirarse del partido entre aplausos mucho más tímidos que los que había recibido al inicio después de haberle endosado 43 puntos a su exequipo.

Vogel y Brian Keefe dieron entrada a los suplentes para que se rodasen en los últimos minutos del cuarto, que terminó 112-140.

Albert Traver

Publicidad