Publicidad

Girona (España), 26 feb (EFE).- El técnico del Girona, Míchel Sánchez, recalcó tras la victoria de este sábado ante el Rayo Vallecano (3-0) en Montilivi que su “objetivo es la Champions ya” y dijo que “volver a ser el mejor equipo de LaLiga en cuanto a goles” les “hace felices”.

El delantero del Girona Savio Moreira celebra tras marcar el segundo gol ante el Rayo Vallecano, durante el partido de LaLiga que Girona FC y Rayo Vallecano disputan este lunes en el estadio de Montilivi. EFE/David Borrat

Míchel admitió que el triunfo, después de tres partidos sin ganar, da tranquilidad a la plantilla. “Luchar por ir a la Champions es una presión muy bonita y todos la queremos. Pero estamos en un momento precioso y hay que disfrutarlo y que valorarlo”, añadió el técnico del Girona, que es segundo en la Liga española, a seis puntos del Real Madrid.

El árbitro De Burgos Bengoetexea (d) muestra la tarjeta roja a Josep Chavarría, del Girona, durante el partido de LaLiga que Girona FC y Rayo Vallecano disputan este lunes en el estadio de Montilivi. EFE/David Borrat

“La presión es buena, pero no podemos perder esa dinámica de equipo alegre en el juego ni tener esa sensación de pesadez en las piernas cuando nos enfrentamos a partidos que van a marcar adonde vamos a llegar”, añadió el entrenador madrileño.

“El partido, que fue muy duro, tuvo más igualdad que el resultado. Pero fue una victoria merecida, ya que las ocasiones claras han sido nuestras”, dijo.

Míchel se mostró “satisfecho” con sus futbolistas y comentó que estará “más contento de la fase defensiva que de la ofensiva”, porque el Girona estuvo “muy bien” en la presión y supo evitar las transiciones rivales y el Rayo no tuvo ocasiones de gol. En la parcela ofensiva faltó “calma y tranquilidad” en el último tercio y “profundidad” y “continuidad”.

En este sentido, argumentó que el equipo estuvo precipitado y cometió “demasiadas pérdidas por ser demasiado verticales”, porque después de tres partidos sin ganar quería generar demasiado rápido.

“No quiero resaltar a nadie porque todo el grupo tiene buena mentalidad. Unos hacen mejores a los otros y todo el equipo está enchufado”, dijo Míchel, que reconoció, no obstante, que Miguel Gutiérrez se reivindicó tras sus errores en la derrota de San Mamés y que el venezolano Yangel Herrera completó “un partidazo” y fue “el mejor” jugador del encuentro.

Publicidad