Vitoria, 14 oct (EFE).- El Baskonia sobrevivió de las rentas obtenidas en la primera parte ante el Alba Berlín y logró el segundo triunfo consecutivo en la Euroliga de baloncesto (76-80), que se enturbió en una segunda mitad; en la que tuvo muchos problemas en ataque, fruto de la defensa de un motivado equipo alemán.

EFE/EPA/CLEMENS BILAN

Los primeros 20 minutos sirvieron para confirmar la mejora de los vascos, que no pudieron mantener la regularidad tras el descanso y estuvieron cerca de tirar por la borda todo el trabajo realizado en el mejor segundo cuarto en lo que va de temporada para ellos.

EFE/EPA/CLEMENS BILAN

El italiano Simone Fontecchio fue el mejor baskonista con 18 créditos de valoración y estuvo bien escudado por Jayson Granger, que volvió a llevar el ritmo del partido, y de Matt Costello que aunque no fue tan brillante, dio equilibrio a su equipo en la pintura.

Los 29 créditos de Luke Sikma lideraron a los del Alba Berlín. Óscar Da Silva se sumó en la segunda parte al capitán del bloque teutón, pero no lograron remontar el duelo.

Tuvieron que trabajarse mucho sus canastas los dos equipos en los primeros compases del duelo. El Baskonia se apoyó en el rebote ofensivo para lograr segundas oportunidades y en la anotación del italiano Simone Fontecchio, con ocho puntos en el primer acto, en el que el juego alemán era canalizado por Luke Sikma.

A pesar de las dificultades, el ritmo de ambos conjuntos era muy alto y en esta situación los azulgranas se encontraron más cómodos, aunque algunas pérdidas de balón consecutivas les impidieron irse con una renta mayor tras los primeros diez minutos, 15-21.

Los alemanes sufrieron en la zona ante la ausencia de efectivos y el tercer triple de Vanja Marinkovic ampliaba la renta hasta el 17-31 para firmar una gran salida visitante en el segundo pasaje.

Los berlineses estuvieron obligados a presionar a los vascos en toda la pista para frenar el ritmo anotador que manejaban los de Dusko Ivanovic.

Los de Israel González lograron su objetivo de obligar a cambiar la forma de atacar a las azulgranas, pero no pudieron recortar con regularidad para comenzar a recortar distancias y la entrada de Simone Fontecchio ofreció a los azulgranas otro panorama ofensivo para martillear a los amarillos en un segundo cuarto casi perfecto, 29-52.

Los alemanes subieron varios puntos en la agresividad defensiva y endosaron un parcial de 8-0 que cambió la dinámica del partido, aunque el tiempo corría en su contra y la diferencia no bajaba lo suficiente para sus intereses.

Luke Sikma estaba demasiado solo, pero el Alba no renunció al partido. Los de Israel González lograron bajar el nivel anotador que marcó el Baskonia en la primera mitad y pudieron entrar con posibilidades en el asalto definitivo, aunque los vascos seguían controlando el electrónico, 47-62.

El parcial global se fue hasta el 21-6 a favor de los alemanes, que se encontraron más cómodos con Tamir Blatt en el puesto de base, pero el Baskonia continuó con su idea de juego a pesar de que el Alba se acercó hasta los 12 puntos, 50-62.

El uruguayo Jayson Granger salió al rescate de los suyos cuando más lo necesitaban y les dio aire en el momento más problemático. Los baskonistas sufrían en cada ataque, mientras que los alemanes creyeron cada vez más según pasaban los minutos.

El Alba se colocó a cuatro puntos a 30 segundos del final tras un nuevo parcial de 11-0, pero el tiempo jugaba a favor de los vitorianos y los tiros libres rubricaron su triunfo,

– Ficha técnica:

76 -Alba Berlín (15+14+18+29): Smith (6), Mattisseck (4), Zoosman (9), Sikma (19) y Da Silva (15) -cinco inicial-, Lo (8), Delow (3), Schneider (4), Nikic (-), Olinde (2) y Blatt (6).

80 – Baskonia (21+31+10+18): Granger (15), Giedraitis (8), Fontecchio (17), Costello (10) y Nnoko (9) -cinco inicial-, Baldwin (4), Marinkovic (9), Enoch (4), Sedekerskis (4) y Kurucs (-).

Árbitros: Michele Rossi (Italia), Uros Nikolic (Serbia) y Sebastien Clivaz (Suiza). Sin eliminados.

Incidencias: partido correspondiente a la cuarta jornada de la Euroliga disputado en el Mercedes-Benz Arena de Berlín ante 3.145 espectadores.