Publicidad

Barcelona, 17 mar (EFE).- Roger Grimau, técnico del Barça, afirmó tras la sorprendente derrota ante el Río Breogán en casa (85-88) que su equipo hizo “un partido desastroso”.

El jugador del Barcelona W. Herangómez, y el jugador del Río Breogán T. Nakic, durante el partido de la la jornada 25 de la Liga Endesa disputado en el Palau Blaugrana en Barcelona.-EFE/ Alberto Estévez

“Es una derrota muy dura, porque no hemos sido capaces de estar al nivel de exigencia que tenía el partido. Nos ha faltado estar bien en defensa, hemos sido incapaces de frenar sus unos contra uno y no hemos reboteado bien”, resumió.

El jugador del Barcelona R. Rubio, y el jugador del Río Breogán B Mclemore, durante el partido de la la jornada 25 de la Liga Endesa disputado en el Palau Blaugrana en Barcelona.-EFE/ Alberto Estévez

Preguntado sobre si las rotaciones -no jugaron Vesely, Laprovittola ni Kalinic- influyeron en el rendimiento de su equipo, Grimau no se culpó por ello.

“Lo haría igualmente otra vez, después de perder se podría pensar otra cosa, pero… Tengo plena confianza en los 14 jugadores, no creo que sea un problema de nombres, sino de cómo hemos jugado”, insistió.

Grimau cree que su equipo no estuvo bien frente a un rival que defendió muy bien: “Han movido muy bien la pelota, han jugado muy bien, les felicito y han jugado como debían para ganar. Es verdad que han estado muy acertados, pero teníamos que haberlos parado”.

En cuanto a que su equipo parece más centrado en la Euroliga, en la que lleva más victorias y ocupa la segunda posición, que en la Liga Endesa, Grimau comentó que el Barça ya ha superado el cupo de “derrotas tontas” que se puede acumular durante la temporada.

“Lo hemos pasado de sobras, intentamos no diferenciar entre Liga y Euroliga, pero si la mentalidad no ha sido la adecuada, al primero que hay que mirar es a mí”, indicó.

Publicidad