Publicidad

Asunción, 18 nov (EFE).- El mandatario de Paraguay, Mario Abdo Benítez, dijo este viernes que el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Antonio Fretes, “debería pensar en renunciar al cargo” tras conocerse que un hijo del funcionario acordó representar a un ciudadano brasileño de origen libanés en busca de una “salida jurídica” a su extradición a EE.UU.

En una conferencia de prensa desde la ciudad de Encarnación (sur), fronteriza con Argentina, Abdo Benítez se refirió al escándalo en el que quedó envuelto Amílcar Fretes después de que medios locales divulgaran imágenes de un “Contrato de prestación de servicios profesionales de abogado” que firmó en septiembre del año pasado con Sharif Kassem Hijazi.

“A mi criterio, él debería pensar en renunciar al cargo, por lo delicado que significa”, aseguró Abdo Benítez.

No obstante, admitió, siendo “honesto”, que el padre no siempre deber ser responsable de lo que haga su hijo mayor de edad.

El acuerdo, que el involucrado aseguró quedó sin efecto 30 días después, se hizo a nombre de Kassem Mohamad Hijazi, detenido en agosto de 2021 en un operativo liderado por el fiscal antimafia Marcelo Pecci, asesinado en mayo pasado.

Hijazi fue extraditado a EE.UU. en julio pasado.

Al respecto, el mandatario señalo que, “evidentemente, lo que hizo el hijo está influenciado con una acción directa del cargo que tiene su padre”.

Para Abdo Benítez, se trata de un “tema muy delicado” y preocupante, por lo que prefirió analizar en el transcurso del día “si se generó un tráfico de influencia directa”.

De ser así, apuntó, “categóricamente, el ministro Fretes tiene que renunciar o ser enjuiciado políticamente”.

Además, indicó que ya tomaron una “medida” con respecto al “actor principal”, quien el jueves presentó su renuncia a la hidroléctrica Itaipú, que comparten Paraguay y Brasil, la cual aceptada “de forma inmediata”.

Este viernes, el Ministerio Público informó que se designó a tres fiscales para investigar los hechos relacionados con la firma del contrato con Kassem Mohamad Hijazi, quien, según esa institución, fue extraditado en julio pasado a EE.UU. en respuesta a un requerimiento de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, que lo acusa de lavado de activos.

Por su parte, el viceministro de Tributación, Óscar Orué, anunció la apertura de un proceso de fiscalización de las cuentas de Amílcar Fretes en los últimos cinco años, después de que trascendiera que el contrato estipulaba un pago de 368.000 dólares por honorarios profesionales.

Fretes dijo que se acordó dejar 60.000 dólares en poder de una persona de confianza de Sharif Kassem Hijaz que no identificó, suma que posteriormente fue devuelta.

Publicidad