Publicidad

Sevilla (España), 30 de mayo de 2024.- La legendaria banda de rock AC/DC convirtió el estadio Olímpico de La Cartuja en un santuario del rock and roll este miércoles, ofreciendo un espectáculo que los asistentes recordarán como uno de los más icónicos, al nivel de los grandes eventos históricos de la música. Con más de medio siglo de trayectoria, la banda australiana sigue demostrando por qué son considerados como uno de los grupos más influyentes del género.

En una calurosa Sevilla, que recibió a la banda con temperaturas cercanas a los 40 grados, el carismático guitarrista Angus Young, único miembro original que continúa en la formación, se adueñó del escenario con su energía inconfundible y su clásico atuendo de colegial. A su lado, Brian Johnson, quien ha sido la voz de AC/DC desde 1980, desplegó su impresionante capacidad vocal en un repertorio que desafía el paso del tiempo.

El concierto arrancó con dificultades técnicas que afectaron el sonido de las primeras canciones, pero la situación fue prontamente resuelta, permitiendo que clásicos como “Back in Black” resonaran con la potencia característica de la banda. No obstante, fue la energía de los himnos eternos como “Thunderstruck” la que realmente encendió al público, que no pudo resistirse a acompañar cada riff y cada estribillo.

El repertorio de la noche fue un viaje a través de las distintas eras de AC/DC, desde “You Belong With Me” hasta “Highway to Hell”, con un Angus Young que se colocó cuernos rojos para vibrar junto a su público en una comunión perfecta de rock. La actuación también hizo justicia a su último álbum “Power Up”, demostrando que la banda aún tiene mucho que ofrecer a sus seguidores de todas las edades.

El ambiente en el estadio Olímpico de La Cartuja fue una muestra de la diversidad generacional de los fans de AC/DC, con una notable presencia de jóvenes que probablemente asistían a su primer concierto de la banda, además de los veteranos seguidores que han crecido al compás de sus guitarras.

Este concierto en Sevilla es parte de lo que podría ser una de las últimas oportunidades de ver a AC/DC en España, con un segundo show programado para el próximo sábado en el mismo lugar, antes de continuar su gira por otros países de Europa.

AC/DC no solo ha dejado una huella imborrable en la música, sino que también ha demostrado que su “autopista al infierno” sigue extendiéndose sin límites de velocidad ni peajes, llevando su poderoso espectáculo a nuevas generaciones y confirmándose una vez más como uno de los grandes pilares del rock mundial.

Publicidad