Publicidad

Roma, 22 mar (EFE).- Francesco Acerbi, jugador del Inter, declaró este viernes ante la Fiscalía de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) por el supuesto insulto racista que profirió al brasileño Juan Jesús, defensa del Nápoles.

El encuentro entre la Fiscalía de la FIGC y el central italiano, excluido de la selección italiana hasta que se aclare el asunto, duró poco menos de una hora, informaron los medios locales, y se llevó a cabo en remoto, con el jugador en la ciudad deportiva de Appiano Gentile para después completar el entrenamiento ‘nerazzurro’ con normalidad.

Terminado el interrogatorio a Acerbi, la Fiscalía de la FIGC escuchará la versión del defensa brasileño para terminar un informe en el que también.

El supuesto insulto racista tuvo lugar en el minuto 59 del partido entre Inter y Nápoles del pasado domingo, cuando Juan Jesús llamó al colegiado Federico La Penna para quejarse de manera vehemente sobre algo que había escuchado.

“No me parece bien, me ha llamado negro y eso no me parece bien”, se lee en los labios Juan Jesus, en un vídeo viral en redes sociales, mientras se dirige al colegiado y se señala el parche contra el racismo que portaron todos los equipos esta semana con el mensaje ‘Keep Racism Out’ (dejar el racismo fuera, en español).

La FIGC recibió este miércoles la petición del Juez Deportivo de la Serie A, organismo sancionador del campeonato italiano, de “profundizar” en el posible caso de racismo.

Desde ese momento, la federación empezó a recabar imágenes y audios del partido para elaborar un informe que será enviado a la Serie A en la próxima semana para que el organismo sancionador pueda emitir una sentencia.

Si se encontraran evidencias del insulto racista que Acerbi niega, el italiano podría recibir una sanción mínima de 10 partidos o, incluso, una expulsión indefinida de los terrenos de juego, según lo establecido en el Código de Justicia Deportiva.

“De mi boca nunca han salido frases racistas. Es lo único que puedo decir. Sé que nunca he dicho frases racistas, llevo 20 años jugando al fútbol y sé lo que digo. Estoy tranquilo”, declaró el jugador el pasado lunes, nada más ser excluido de la selección italiana.

En caso de recibir la sanción, Acerbi se enfrentaría a un momento crítico en su carrera futbolística, pues el Inter, que comunicó que no diría nada hasta que se cerrase el proceso judicial deportivo, podría acabar con su contrato, que finaliza en 2025, quedándose con 36 años como agente libre.

Publicidad