Publicidad

Madrid, 24 ene (EFE).- Un grupo de activistas de Greenpeace escaló este miércoles el Museo de Arte Reina Sofía de Madrid, icono de la pintura internacional, por uno de los ascensores de cristal, junto a la fachada del edificio, para denunciar los ataques de Israel en Gaza y reclamar un alto el fuego.

En una acción distinta a las habituales, al no ser ambiental, Greenpeace eligió el Museo Reina Sofía porque alberga el mítico cuadro “Guernica”, de Pablo Picasso, símbolo de la representación pictórica del sufrimiento de la población civil durante la guerra civil española, explicaron a EFE fuentes del grupo ecologista.

Los activistas desplegaron un gran cartel con la ilustración del artista estadounidense Shepard Fairey “Obey”, en donde se muestra a un niño palestino lleno de sangre y el mensaje “Can you hear us?” (“¿Nos estáis oyendo”?).

La idea, llevada a cabo en colaboración con la organización de apoyo a los fotoperiodistas palestinos “Unmute Gaza”, es rendir homenaje a los fotógrafos y periodistas “que, arriesgando sus vidas, informan desde la zona de conflicto para llamar la atención sobre la pesadilla de muerte, dolor y destrucción que se está viviendo en la zona”.

Publicidad