MONTRÉAL, 07 ABRIL.- Un joven de 16 años murió a causa de las complicaciones del COVID-19 en un hospital pediátrico de Montréal la semana pasada. El adolescente es la persona más joven de la provincia que ha muerto a causa de la enfermedad.

Funcionarios de salud pública de Montreal dijeron el miércoles que la muerte no debería causar una preocupación indebida sobre la seguridad de las escuelas e ilustraron cómo la ciudad ha tenido éxito en frenar la propagación de versiones más contagiosas de COVID-19.

“Yo les diría a los padres que las escuelas son seguras y que hay más beneficios para el desarrollo de nuestros niños enviarlos a la escuela”, dijo la Dra. Mylène Drouin, quien dirige la autoridad de salud pública de Montreal.

Las muertes y hospitalizaciones por COVID-19 son extremadamente raras en adolescentes y niños. Solo otra persona menor de 20 años ha muerto a causa de la enfermedad en Quebec.

“Las variantes son más patógenas y afectan a las personas más jóvenes. Hemos visto muertes antes en personas más jóvenes, pero 16 es realmente muy joven”, dijo Drouin.

El instituto provincial de investigación en salud pública, el INSPQ, informa que la muerte ocurrió el sábado. El hospital pediátrico Sainte-Justine en Montreal no dio a conocer otros detalles sobre el paciente, incluido si había contraído una variante.

“Las personas que mueren a una edad temprana de COVID-19 son generalmente personas que tienen comorbilidades importantes”, dijo un portavoz del hospital en un comunicado confirmando la muerte, que fue reportada por primera vez por la cadena de televisión en idioma francés TVA.

Y aunque los casos graves de la enfermedad siguen siendo raros en adolescentes y niños, las variantes están enviando a más personas menores de 60 al hospital.

“Lo que todos los médicos nos dicen es que un número significativamente mayor de adultos jóvenes, personas de entre 40 y 50 años, están terminando muy enfermos en cuidados intensivos. Y muchas de estas personas no tenían afecciones preexistentes”, dijo Sonia Bélanger. Director ejecutivo de la autoridad sanitaria en el centro-sur de Montréal.