Publicidad

Los Ángeles (EE.UU.), 7 feb (EFE).- Al menos seis personas se encuentran en paradero desconocido, entre ellas niños, después de que la policía de East Lansdowne (Pensilvania, EE.UU.) respondiera a un aviso de tiroteo y el domicilio donde se encontraba el pistolero empezara a arder, según las autoridades locales.

“Nuestro temor es que puede haber varias personas dentro de esa casa que han muerto”, dijo Jack Stollsteimer, fiscal de distrito del condado de Delaware (Pensilvania), en una rueda de prensa después de que se controlara el fuego.

Aproximadamente a las 15:45 de la tarde hora local de este miércoles (20:45 GMT) los agentes acudieron a una llamada de emergencia que alertaba sobre una niña de 11 años que pudo haber sido tiroteada en una vivienda de esta localidad, de poco más de 2.500 habitantes, y al llegar las autoridades, un hombre armado abrió fuego contra ellos.

Los policías tuvieron que ser socorridos por dos compañeros que los llevaron a un lugar seguro, y posteriormente al hospital, mientras la vivienda en la que se encontraba el tirador comenzó a arder.

Miembros del cuerpo de bomberos local tardaron en combatir las llamas porque el pistolero seguía activo, pero el bloque fue evacuado y el incendio controlado en torno a las 18:00 hora local (23:00 GMT) con la ayuda de los propios bomberos y un equipo de élite SWAT.

“Sabemos que hay al menos entre seis y ocho personas de esa familia en paradero desconocido. Tememos que estuvieran dentro de la casa cuando se incendió”, concretó Stollsteimer en rueda de prensa.

Los agentes no ingresarán al interior de la casa hasta el jueves por la mañana debido a que el fuego aún no está completamente extinguido.

Publicidad