Publicidad

Buenos Aires, 18 nov (EFE).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, regresó este viernes al país suramericano tras una gira de una semana por Francia, Indonesia y España, que estuvo marcada por su “indisposición” durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G20 en la isla de Bali.

El jefe de Estado arribó esta madrugada al aeropuerto bonaerense de Ezeiza procedente de Madrid, junto a una comitiva conformada por el ministro de Economía, Sergio Massa; el canciller, Santiago Cafiero; y el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, entre otros funcionarios.

Esta gira resultó “muy positiva” para el país, según Cafiero, quien destacó los resultados de la reunión bilateral en París entre el presidente argentino y su homólogo francés, Emmanuel Macron.

“El presidente fue recibido por Macron en una reunión muy potente en la que se desarrollaron temas de la agenda bilateral con Francia: inversiones en minerales estratégicos, en la industria automotriz y autopartes, cuestiones culturales y políticas y las visiones de América Latina y el Caribe y la Unión Europea”, aseveró Cafiero en declaraciones recogidas por Presidencia.

Durante su estancia en Francia, Fernández también intervino en el Foro de París por la Paz, en donde el país suramericano clamó “con mucha determinación” por un “cese de hostilidades de parte de Rusia sobre Ucrania”, señaló Cafiero, así como en una reunión entre representantes del Gobierno y de la oposición de Venezuela.

El mandatario argentino participó posteriormente en la cumbre del G20 en Bali, en donde tan sólo pudo reunirse presencialmente con el presidente chino, Xi Jinping, y con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, debido a una “gastritis erosiva con signos de sangrado” que le obligó a guardar reposo.

La reunión con Xi permitió ampliar en 5.000 millones de dólares el “swap” de divisas que Buenos Aires tiene con Pekín, una de las prioridades del Gobierno argentino durante la cumbre.

Cafiero fue el encargado de “interactuar” con el resto de líderes presentes en el encuentro, entre ellos el presidente estadounidense, Joe Biden, en aras de “avanzar en la necesidad de que haya más inversiones en Argentina”, según indicó el canciller.

“DESCANSO” EN MADRID

Tras su paso por la isla de Bali, Fernández hizo una breve escala en Madrid, en la que aprovechó para descansar y reponerse de su indisposición.

El presidente estuvo alojado en la sede diplomática argentina, con el embajador, Ricardo Alfonsín, como anfitrión, y se reunió con la vicepresidenta segunda del Gobierno español y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

“Conversamos sobre los desafíos del mundo laboral y la necesidad de seguir ampliando derechos del pueblo trabajador para construir mejores sociedades articuladas alrededor del trabajo”, manifestó este viernes Fernández en su cuenta oficial de Twitter al abordar su encuentro con Díaz.

El presidente argentino tiene previsto asistir a una reunión en Ciudad de México con otros dirigentes latinoamericanos, que se celebrará entre el 23 y el 25 de noviembre, para tratar la integración de América.

Publicidad