Publicidad

Murcia, 18 mar (EFE).- Carlos Alcaraz, campeón por segundo año consecutivo del Masters 1.000 de Indian Wells, salió del desierto de California para ir a la playa de Florida revitalizado para disputar ya esta semana el Masters 1.000 de Miami.

El tenista español Carlos Alcaraz posa con el trofeo BNP Paribas Open Indian Wells, después de ganar la final masculina contra el ruso Daniil Medvedev. EFE/EPA/DANIEL MURPHY

Alcaraz defenderá en Miami los 360 puntos que obtuvo el pasado año al llegar a unas semifinales en las que perdió frente al italiano Jannik Sinner por 7-6 (4), 4-6 y 2-6 y además tendrá la posibilidad de quedar a 280 puntos del serbio Novak Djokovic antes de iniciar la gira europea sobre tierra batida.

El joven tenista murciano, de 20 años y que en 2022 se llevó el título en Miami cuando se impuso en la final al noruego Casper Ruud por 7-5 y 6-4, no había tenido un buen arranque de año con su KO en los cuartos de final del Abierto de Australia, la derrota en las semifinales del ATP 250 de Buenos Aires y el abandono a las primeras de cambio en el ATP 500 de Río Janeiro por un esguince en el tobillo derecho del que ya no hay por qué acordarse.

Sin embargo, en Indian Wells, el considerado como el quinto Grand Slam, dio lo mejor de sí mismo para despejar dudas y demostrar que ha vuelto. Su victoria en la final por 7-6 (5) y 6-1 ante el ruso Daniil Medvedev, además de proporcionarle su primer trofeo del curso y el decimotercero como profesional, le consolida como número 2 de la clasificación internacional con 8.805 puntos, que son 920 menos de los 9.725 que tiene Djokovic, quien renunció a competir esta semana en la pista dura del Hard Rock Stadium para centrarse en prepararse de cara a los torneos que afrontará sobre arcilla.

El balcánico, de 36 años, viene de caer contra todo pronóstico frente al joven italiano Luca Nardi, siendo éste el número 123 del mundo, en la tercera ronda de Indian Wells por 4-6, 6-3 y 3-6, puede ver recortada su ventaja al frente de la lista ATP pero no perderá su posición de privilegio por el momento.

El de El Palmar le recortaría 640 puntos al de Belgrado en el caso de ganar en Miami, donde partirá como primer cabeza de serie y sólo se vería con Sinner, a priori su rival más cualificado como número 3 del mundo, en la final.

Así pues, un título del pupilo de Juan Carlos Ferrero en Florida le permitiría pisar los talones a quien viene liderando el circuito durante las últimas 26 semanas, las transcurridas desde que se llevó el Abierto de Esados Unidos el pasado mes de septiembre, momento en el que desbancó precisamente a Alcaraz.

A día de hoy, tras Novak y Carlos aparecen Sinner, con 8.310 -495 puntos menos que el español-; Medvedev, con 7.765; y ya bastante más lejos el alemán Alexander Zverev, con 5.060.

El top 10 lo completan el ruso Andrey Rublev, con 4.970; el danés Holger Rune, con 3.875; Ruud, con 3.560; el polaco Hubert Hurkacz, con 3.370; y el australiano Alex de Miñaur, con 3.300.

El segundo español es el malagueño Alejandro Davidovich, vigésimo octavo con 1.425.

En la carrera del año, esa que conduce a la Copa de Maestros que cerrará el año ATP a mediados de noviembre en Turín, el primer puesto es para Sinner, quien ganó el Abierto de Australia y el ATP 500 de Rotterdam antes de caer en semifinales de Indian Wells ante Alcaraz por 1-6, 6-3 y 6-2, y que suma 2.900 puntos.

Ahí el murciano es tercero con 1.500 contando los 1.000 puntos que obtuvo en ese Masters 1.000, y entre ambos está Medvedev, con 2.150. A continuación figuran Zverev, con 1.435; y De Miñaur, con 1.395.

Publicidad