Berlín, 31 dic (EFE).- La incidencia semanal de covid-19 en Alemania se situó este viernes en los 214,9 contagios por 100.000 habitantes, frente a los 207,4 del día anterior y los 265,8 de hace una semana, según los últimos datos del Instituto Robert Koch (RKI) de virología.

Se trata del segundo día consecutivo con tendencia al alza después de cuatro semanas a la baja.

En las últimas 24 horas se registraron 41.240 nuevos contagios confirmados de coronavirus frente a los 35.431 del viernes anterior.

Además, se reportaron 323 muertes relacionadas con la enfermedad frente a las 370 de hace una semana.

Desde el comienzo de la pandemia Alemania ha registrado 7.150.422 contagios confirmados de coronavirus, 111.925 personas han muerto por causas relacionadas con la enfermedad y 6.382.900 la han superado.

Un 71,2 por ciento de la población ha recibido la pauta completa de la vacuna, un 38,6 por ciento además la dosis de refuerzo y un 74,2 por ciento al menos la primera dosis.

El director del departamento de virología del Hospital Universitario de La Charité, Christian Drosten, considera que se necesitará una cuarta dosis con una vacuna adaptaba a las características de la variante ómicron.

“Creo que todo el mundo necesitará una dosis de refresco con una vacuna actualizada”, dijo Drosten en declaraciones a la emisora Deutschlandfunk.

Drosten prevé además un aumento de la incidencia durante el invierno y advierte que el porcentaje de personas sin vacunar, incluso entre mayores de sesenta años, sigue siendo muy alto en Alemania.

“Tenemos mucha gente sin vacunar en Alemania, también entre mayores de sesenta y estos naturalmente están en peligro”, dijo.

Para los vacunados, según Drosten, la pandemia puede terminar el año que viene pero tendrán que seguir teniendo consideración con los no vacunados y algunas medidas seguirán siendo necesarias, como el uso de mascarillas en espacios cerrados.

“No me sorprendería que en el próximo invierno todavía tuviéramos que usar mascarillas en espacios cerrados. Pero no creo que volvamos a tener una gran presión hospitalaria”, aseguró.

Un debate que se espera para los próximos meses será el de la vacunación obligatoria. Los estados federados y el Gobierno federal habían pedido el 2 de diciembre al Parlamento Federal (Bundestag) que preparase una decisión para que la vacuna obligatoria pudiera entrar en vigor en febrero.

No obstante, la presidenta del Bundestag, Bärbel Bas, dijo, en declaraciones al diario Neuen Osnabrücker Zeitung, que hay que tomarse el tiempo necesario para una decisión de esa naturaleza y que no es conveniente precipitarse.

“Si llegáramos al final del proceso en marzo no sería un problema. Tenemos que impedir que el debate nos desvíe de la prioridad que es lograr que más gente se vacune”, dijo.

“Si logramos subir la cuota de vacunación al 80 o al 90 por ciento tal vez la vacuna obligatoria no sea necesaria. Todo el que se vacune ayude a ello”, agregó.

Publicidad