Publicidad

Barcelona, 9 ene (EFE).- Desde que aquel 7 de noviembre de 2020, en el que el entonces bético Aïssa Mandi se cruzó en el camino de Ansu Fati, el fútbol para el delantero barcelonista se mueve en otros parámetros, aquel prometedor delantero no es el mismo y las dudas le asaltan prácticamente en cada partido que participa.

Con la baja de Robert Lewandowski, sancionado, Xavi Hernández contó con Ansu de inicio y como nueve ante el Atlético de Madrid, pero el diez del Barça pasó desapercibido y eso que su autoestima había mejorado después de marcar el gol que le dio el pase al Barça en el último partido copero.

Ansu se rompió aquel 7 de noviembre de hace más de dos años el menisco interno, pero algo más. Su confianza se vino abajo después de las múltiples complicaciones que tuvo en su recuperación y desde entonces todos los entrenadores azulgranas le han mimado para intentar que vuelva a ser el que fue, de momento sin resultado.

Y es que Ansu Fati estaba llamado a ser el hijo pródigo. Heredó el 10 de Leo Messi y había batido todos los récords de precocidad con el Barça: el más joven en marcar en LaLiga, en ser titular en el Camp Nou, el más joven en marcar y asistir en LaLiga, el más joven en debutar en la Liga de Campeones y en marcar con la selección española absoluta.

Entre noviembre de 2020 y mayo de 2021 tuvo que pasar hasta cuatro veces por el quirófano, en alguna ocasión ni desde el club se informó de ello ni, por consiguiente, de la cirugía que precisó.

Entre operaciones, lesiones y recaídas, Ansu Fati estuvo 481 días fuera del equipo y se perdió 80 partidos.

PRIMERA OPERACIÓN

Dos días después de la lesión, el 9 de noviembre de 2020, es intervenido para solventar la rotura en el menisco. Se decide que debido a la edad del jugador (18 años) y del estado de la rodilla, la mejor solución pasa por realizarle una sutura, no una extirpación del menisco. Se calcula un periodo de baja de cuatro meses.

SEGUNDA OPERACIÓN

Dos meses después, en enero de 2021. TV3 desveló que Ansu tuvo que someterse a una nueva operación, ya que la evolución no era la correcta. Desde el club no se dio ningún detalle de esta segunda intervención, únicamente se informó de que el delantero se estaba sometiendo a un tratamiento biológico regenerativo.

TERCERA OPERACIÓN

En marzo de 2021, nuevamente Ansu Fati se somete a una operación para revisar la sutura y proceder a una limpieza del menisco interno.

CUARTA OPERACIÓN

Ansu Fati, que ya es representado por Jorge Mendes, viaja a Oporto en mayo de 2021 para ser tratado por el doctor portugués José Carlos Noronha. Aunque no se dan detalles de la intervención, todo apunta a que finalmente se le tuvo que extirpar parcialmente el menisco interno.

VUELTA A LOS TERRENOS DE JUEGO

El delantero volvió a jugar el 26 de septiembre de 2021, lo hizo diez minutos ante el Levante y marcó el gol. Unos días después, el 20 de octubre, el Barcelona anunció su renovación hasta junio de 2027 con una cláusula récord de mil millones de euros.

NUEVA LESIÓN Y RECAIDA

Dos meses después y en Balaídos (6 noviembre), el diez del Barça volvió a lesionarse, esta vez en el bíceps femoral de la pierna izquierda que le mantuvo inactivo durante un par de meses. A su vuelta, Ansu Fati en un partido copero en San Mamés (20 enero 2022) volvió a lesionarse, esta vez en el tendón próximal del bíceps femoral izquierdo.

CON PIES DE PLOMO

Desde entonces, todos los técnicos y médicos azulgrana han decidido mimar al delantero y se ha ido con pies de plomo para ir integrándolo en el equipo. Xavi Hernández ha ido dosificando al delantero y siempre ha pedido paciencia con él, el exseleccionador español, Luis Enrique Martínez, lo llevó al Mundial, pero apenas jugó dos ratos.

NUEVO ESCENARIO TRAS EL MUNDIAL

Sin Robert Lewandowski, sancionado; Xavi Hernández le dio el eje de la delantera en el Metropolitano a Ansu, pero tampoco convenció a nadie. ¿Falta de confianza? ¿Problemas físicos? El Barcelona necesita recuperar a la mejor versión de Ansu para aspirar a todo.

Francisco Ávila

Publicidad