Pekín, 11 nov (EFE).- Alibaba celebra hoy el “Doble Once” o Día del Soltero, el festival de compras por excelencia en China, con un inusitado bajo perfil y sin énfasis en el volumen de ventas, la obsesión del grupo empresarial en ediciones pasadas.

EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI

El gigante tecnológico ha mantenido esta semana como una incógnita si finalmente anunciará a lo grande durante la medianoche, lo habitual en los últimos años, el volumen de ventas logrado.

Este jueves, la tranquilidad de Alibaba ha llamado la atención de los internautas chinos: “En ediciones anteriores, desde las 12 de la noche ya empezaban las machaconas actualizaciones de récords, pero este año está todo muy silencioso”, comentaba un usuario de Weibo, red social similar a Twitter.

UN 2021 TURBULENTO

En abril, las autoridades reguladoras chinas impusieron a Alibaba una multa por monopolio de 18.000 millones de yuanes (2.810 millones de dólares, 2.449 millones de euros), la mayor de su tipo en el país, señal de un mayor escrutinio del sector tecnológico por parte del Gobierno.

El pasado verano, el presidente chino, Xi Jinping, declaró la “prosperidad común” un objetivo clave a nivel económico y social, para el cual eran necesarias “regulaciones y normas precisas” para “servir a los intereses generales”.

La campaña, además, tiene la meta de “prevenir la expansión irracional de capitales” y “abordar el crecimiento salvaje”, del cual Alibaba y su “Doble Once” han sido uno de los mayores exponentes en la última década.

Alibaba, por medio de Chris Tung, su director de mercadotecnia, restó recientemente importancia a las ventas y declaró que este año “sería un punto de inflexión” del ‘Doble Once’, en el cual se promovería un “desarrollo inclusivo y sostenible”, en línea con las directrices oficiales.

DIFERENTES HÁBITOS DE CONSUMO Y MÁS COMPETENCIA

Algunos internautas achacan la falta de énfasis en el volumen de ventas no tanto a razones políticas como a que, de hecho, esta edición no estará a la altura de años anteriores debido a nuevos hábitos de consumo: “En realidad, es como cuando un niño no se atreve a enseñar las notas en casa”, bromeaba un usuario de Weibo.

Lin Sisi, una residente de Cantón (sur) de 34 años que en 2018 gastó unos 35.000 yuanes (5.476 dólares, 4.739 euros) explica a Efe que este año “se controlará” y que espera desembolsar un máximo de 10.000 yuanes (1.564 dólares, 1.354 euros) tras darse cuenta del “derroche” que supone este día: “Todavía tengo acumuladas por casa cosas adquiridas en el ‘Doble Once’ de 2020”.

Además, se lamenta de la creciente complejidad de las promociones, una de las quejas más habituales entre los consumidores: “Antes, los descuentos comenzaban a las 0.00 del día 11 y compraba todo de golpe. Ahora, muchas promociones requieren pagar depósitos o reservar productos 20 días antes y las rebajas exigen pagos mínimos, son demasiado complicadas”, explica.

Pese a que Lin suele “mantenerse fiel a Alibaba”, en los últimos años aparecieron nuevas opciones: a lo que fue durante años una lucha con JD.com, se unen ahora la joven empresa Pinduoduo, centrada en descuentos, y nuevos canales de ventas a través de aplicaciones de vídeos como TikTok o Kuaishou.

Lin asegura que hay más festivales y promociones en otras fechas y plataformas y que, “aunque no se consigan tan buenas gangas como en el ‘Doble Once'”, está dispuesta a gastar algo más en otras fechas para conseguir “productos más nuevos”.

UN LAVADO DE CARA

Algunos de los cambios en esta edición han sido por iniciativa propia en respuesta al nuevo ambiente político, mientras que las autoridades impusieron directamente algunos de ellos.

Así, el Ministerio de Industria chino prohibió a las plataformas de comercio electrónico el envío de mensajes anunciando rebajas a los usuarios sin su consentimiento, e instó a las empresas a evitar las ofertas engañosas.

Por su parte, Tmall, uno de los portales de Alibaba, prometió vales de descuento para comprar productos respetuosos con el medio ambiente y ha dado prioridad a los anuncios de productos electrónicos de bajo consumo.

El objetivo, limpiar una de las mayores manchas del festival: su alto coste medioambiental.

En 2018, los pedidos del “Doble Once” se envolvieron con 251.000 toneladas de envases, entre los cuales el 95 % de plásticos normalmente no se recicla, según datos de Greenpeace East Asia.

Este año, Alibaba también ha tratado de lavar su imagen en lo referente a las condiciones laborales de los repartidores de paquetes, quienes, según la cadena estatal CCTV, han de entregar durante los días más ajetreados del “Doble Once” más de 250 paquetes al día en jornadas laborales interminables.

Por ello, Tmall y la red logística de Alibaba, Cainiao, han preparado un fondo de más de 100 millones de yuanes (15,6 millones de dólares, 13,6 millones de euros) en pagas extras para repartidores, aunque algunos analistas locales apuntan a que es “un mero fondo para atraer a trabajadores temporales”.

Álvaro Alfaro

Publicidad