Publicidad

El Líbano, 20 mayo.- La trágica muerte del presidente de Irán, Ebrahim Raisí, y del ministro de Exteriores, Hosein Amir Abdolahian, en un accidente de helicóptero ha conmovido profundamente a los países árabes y ha suscitado un aluvión de condolencias en Occidente. El helicóptero que transportaba a Raisí y otras autoridades desapareció este domingo al regresar de la ciudad de Tabriz y fue hallado hoy en una zona montañosa de Varzeqan, en Azerbaiyán Oriental.

Entre las naciones árabes, el Gobierno libanés ha decretado tres días de luto oficial, reflejo de la estrecha relación entre Líbano e Irán, potenciada por la colaboración entre Teherán y el grupo chií libanés Hizbulá. El presidente sirio, Bachar al Asad, también transmitió sus condolencias, destacando la labor de Raisí para fortalecer los lazos bilaterales y agradeciendo su apoyo durante la crisis siria.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, y el presidente tunecino, Kais Said, expresaron su pesar por el fallecimiento del líder iraní. En tanto, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, lamentó la pérdida de su “estimado homólogo y hermano”, alabando sus esfuerzos por la paz en la región.

La muerte de Raisí ha dejado un vacío en la geopolítica de Oriente Medio, donde su influencia era significativa tanto en el apoyo a aliados regionales como en la lucha por la estabilidad y la paz.

Publicidad