Publicidad

Roma, 11 feb (EFE).- La cantante italiana Angelina Mango, ganadora anoche del 74º Festival de Sanremo con su tema “La Noia”, aceptó hoy representar a su país en la próxima edición de Eurovisión, que tendrá lugar este mayo en la ciudad sueca de Mälmo.

“Sí, quiero. Gracias por la oportunidad”, respondió entre aplausos en la última rueda de prensa de Sanremo, preguntada por si quería participar en Eurovisión, una posibilidad reservada cada año a los ganadores del emblemático festival de la canción italiana.

Angelina Mango, de 22 años, se proclamó anoche ganadora en Sanremo con una original “cumbia del aburrimiento total”, la primera mujer que encabeza su podio en la última década.

Con ella, de los treinta artistas y grupos en liza, quedaron finalista Geolier, con su tema en napolitano ‘I p’me, tu p’ te’, y que en una gala llegó a ser abucheado al descubrirse que iba en cabeza, y la ya consagrada Annalisa con “Sinceramente”.

Sin embargo Mango ha sido la gran protagonista de este festival y emocionó en la cuarta gala al interpretar “La rondine” de su propio padre, Mango, fallecido en 2014 mientras daba un concierto de piano.

Ahora la artista viajará a Mälmo para probar suerte con el resto de países europeos, esperando extender su carrera en un futuro al extranjero e incluso cantar en otros idiomas, sostuvo en la rueda de prensa.

Italia fue uno de los países fundadores en 1950 de la Unión Europea de Radiodifusión (EBU) y, como tal, pasa directamente a la final sin tener que competir en sus semifinales, al igual que España, Reino Unido, Francia y Alemania, el llamado “Big Five”.

En estos años ha ganado el concurso europeo en tres ocasiones: en 1964 con “Non ho l’età” de Gigliola Cinquetti; en 1990 con “Insieme: 1992” de Toto Cutugno, y más recientemente, en 2021, con “Zitti e Buone” del grupo rockero Maneskin.

No obstante la relación de los italianos con el Festival no es tan intensa como en otros países de su entorno, tanto que en 1998 la televisión pública RAI dejó de participar durante 14 años, hasta su regreso en la edición del 2011.

Desde su vuelta, Italia ha conseguido generalmente buenos puestos en Eurovisión: en 2011 quedó segunda con “Madness of love” de Raphael Gualazzi, una plaza que recuperaría en 2019 con “Soldi” de Mahmood, y en 2015 el trío lírico “Il Volo” quedó tercero.

Marco Mengoni quedó séptimo en 2013 y cuarto en 2023, Francesco Gabbani logró llegar a la sexta posición de la tabla en 2017 y un año después el dúo entre Ermal Meta y Fabrizio Moro escaló a la quinta.

Sanremo, uno de los festivales más famosos y longevos del mundo fundado en 1951, ha tenido una edición récord en cuanto a audiencia y la final obtuvo un 74,1 % de cuota de pantalla, atrapando frente al televisor a 14,3 millones de italianos y monopolizando las conversaciones en el país.

Una de sus 30 concursantes, la veterana Loredana Bertè, autora del clásico “Non sono una signora” (1982) había expresado su deseo de ir a Eurovisión, de volar a la ciudad sueca de Malmo, para “molestar” a su exmarido, el tenista sueco Björn Borg.

Finalmente ha quedado séptima en Sanremo con su canción “Pazza” pero se ha llevado el premio a la Crítica Mia Martini, hermana de Bertè, fallecida en 1995 y que precisamente participó en Eurovisión dos veces, la última en 1992, precisamente en Mälmo.

Publicidad