Buenos Aires, 23 nov (EFE).- La portavoz de la Presidencia argentina, Gabriela Cerruti, desligó este martes al Gobierno de Alberto Fernández de las declaraciones del embajador de Argentina en Chile, Rafael Bielsa, en las que se había referido al candidato presencial chileno de ultraderecha, José Antonio Kast, como un “pinochetista” que hace bandera su “antiargentinismo”.

Cerruti aclaró, en diálogo con la radio FutuRock, que las declaraciones de Bielsa a la prensa fueron “en carácter absolutamente personal”.

Agregó que “así lo hizo saber” el Gobierno de Fernández a través de la conversación que mantuvo el canciller argentino, Santiago Cafiero, con su par chileno, Andrés Allamand.

Los dichos de Bielsa habían derivado en un comunicado emitido por la Cancillería chilena en el que el Ejecutivo chileno señalaba que entendió que el embajador argentino se refirió al candidato “en términos inadecuados” y consideró que sus expresiones “representan una intromisión inaceptable en los asuntos internos de Chile y vulneran normas de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas”.

Según enfatizó Cerruti, “no llegó a ser un entredicho diplomático” y el Gobierno argentino entiende que no llegó a tener “ningún tipo de queja formal”.

La portavoz explicó que “Argentina no se mete en los procesos electorales de ningún país, tal como dice la Convención de Viena, pero además como es la tradición de la Argentina”.

Y señaló que “la relación con Chile tiene que ser la mejor relación posible”.

Las palabras de Bielsa llegaron después de que Kast cosechara este domingo el mayor número de voto entre los siete candidatos que entraron en liza en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, lo que le confirmó como postulante a la primera magistratura del país en el balotaje del próximo 19 de diciembre.

Su contrincante en segunda vuelta será el izquierdista Gabriel Boric.

Publicidad