DETROIT, 13 dic (Reuters) – Los trabajadores de una fábrica de Pfizer Inc. en Michigan despacharon los primeros envíos de su vacuna contra COVID-19 poco después de las 6:30 a.m. del domingo – lanzando el proyecto de distribución de vacunas más grande y complejo que se haya realizado en los Estados Unidos.

Un video de las instalaciones en Kalamazoo mostró a trabajadores con mascarilla sacando de un congelador cajas de cartón del tamaño de una caja de pizza que contenían frascos de vacunas, y colocándolos en grandes neveras azules, antes de que fueran empaquetados y etiquetados.

Los trabajadores aplaudían y silbaban mientras las primeras cajas eran trasladadas hacia los camiones que esperaban. El momento tan esperado llega cuando las infecciones y muertes por COVID-19 están aumentando en los Estados Unidos. Pasarán meses antes de que la mayoría de los residentes de EEUU puedan recibir la vacuna contra la COVID-19.

El Gobierno de EEUU planea liberar las primeras 2,9 millones de dosis a 64 Estados, territorios y ciudades principales, así como a cinco agencias federales. Pese a que esté coordinando los esfuerzos de distribución, los Estados tienen la decisión final sobre quién recibirá las primeras vacunas. El Gobierno federal está despachando los primeros envíos a más de 600 puntos. Las empresas de diversos sectores están presionando a las autoridades estatales y federales para que den prioridad a sus trabajadores en la fila de millones que esperan la vacuna y con ella un regreso a la vida libre del temor a la enfermedad mortal.

Los reguladores de EEUU autorizaron el viernes el uso de la vacuna de Pfizer y su socio BioNTech, y los agentes de seguridad federales acompañarán los envíos fuertemente protegidos desde la fábrica hasta el destino final.

“Hemos pasado meses elaborando estrategias con las autoridades de la Operación Warp Speed y nuestros clientes del sector sanitario sobre la logística eficiente de la vacuna, y ha llegado el momento de poner el plan en acción”, dijo Wes Wheeler, presidente de UPS Healthcare, el sábado.

Los paquetes refrigerados por hielo seco de Pfizer pueden contener hasta 4.875 dosis, y la primera etapa de su viaje será desde Kalamazoo hasta los aviones situados cerca. Los trabajadores cargarán la vacuna – que debe mantenerse a temperaturas subárticas – en el avión que los llevará a los centros de carga aérea de United Parcel Service o FedEx en Louisville, Kentucky, y Memphis, Tennessee, respectivamente.

Desde allí, serán transportados en camión o por avión a instalaciones cercanas a los 145 sitios de EEUU destinados a recibir las primeras dosis.