Publicidad

Medellín (Colombia), 27 feb (EFE).- Con entrenador interino y la obligación de remontar para apaciguar su crisis, Atlético Nacional afrontará este miércoles en Medellín el partido de vuelta de la Fase 2 de la Copa Libertadores, al que los paraguayos de Nacional llegan con la ventaja tras dar el primer golpe en Asunción.

La caída por 1-0 ante el Tricolor en el estadio Defensores del Chaco complicó la situación del equipo verdolaga, decimoquinto en la liga colombiana con apenas ocho puntos, y del entrenador Jhon Jairo Bodmer, quien renunció el viernes por motivos de seguridad tras recibir amenazas.

Mientras encuentran al sucesor de Bodmer, para la revancha en el estadio Atanasio Girardot estará en el banquillo Juan Camilo, técnico de las divisiones menores del club verdiblanco, al que no le fue bien en el debut frente a La Equidad en Bogotá, donde sufrió una derrota por 2-0 en el Torneo Apertura.

“Vamos a levantar al equipo ganando el miércoles”, expresó Pérez de cara al partido de Copa Libertadores, que se jugará mañana a las 19.30 horas (00.30 GMT del jueves) con la conducción del árbitro brasileño Wilton Sampaio.

Atlético Nacional, campeón de la Libertadores en 1989 y 2016, no podrá contar para este partido con el lateral Samuel Velásquez, mientras que siguen en recuperación de sus lesiones los defensas Felipe Aguirre y Andrés Román, y el centrocampista Néyder Moreno.

Por su expulsión en Asunción se perderá el partido el lateral Joan Castro. Edier Ocampo se perfila como titular, igual que el arquero paraguayo Santiago Rojas, el delantero venezolano Eric Ramírez y el centrocampista uruguayo Pablo Cepellini.

“Estamos intentando cambiar esta situación como grupo. Está un nuevo técnico, tiene la confianza de nosotros. Hay que trabajar y esperar al partido del miércoles porque estas situaciones no se cambian hablando, las situaciones se cambian en la cancha”, expresó Ramírez.

El equipo dirigido por Juan Pablo Pumpido llegó a Medellín a culminar la tarea después de ponerse arriba en la serie con la anotación del delantero Diego Duarte, un resultado que los llenó de vigor para encarar el choque definitivo y hacer historia eliminando a un bicampeón de la Libertadores.

La Academia de Asunción priorizó el partido internacional y encaró con un equipo alterno el duelo ante 2 Mayo en el campeonato local, en el que sufrieron un nuevo revés el fin de semana al caer 2-0 en el Pedro Juan Caballero.

Ese resultado dejó al equipo del Barrio Obrero en el décimo lugar con cinco puntos, producto de una victoria, dos empates y cuatro derrotas en seis jornadas del campeonato paraguayo.

De su nómina estelar solo alineó desde el arranque al arquero Antony Silva, con pasado en el fútbol colombiano, y al central Claudio Núñez, mientras que los defensas Brian Blasi y Daniel Rivas y el delantero Rodrigo Arévalo jugaron algunos minutos en el segundo tiempo para intentar revertir la situación.

“Plantearemos el partido como si fuera un 0-0”, comentó Pumpido, quien se inclina por una propuesta defensiva en Medellín, pues el empate pondrá a su equipo en la Fase 3 del torneo continental.

“Somos conscientes de que es un partido de 180 minutos. Tenemos que ir a un campo difícil, ante un rival muy difícil a tratar de conseguir otra victoria y si no se puede, un empate para valorar la victoria que tuvimos en casa”, dijo el técnico a medios locales.

El ganador de esta serie se enfrentará al triunfador de la llave entre el chileno Palestino y el venezolano Portuguesa.

Publicidad