Publicidad

Viena, 14 de mayo – Un reciente estudio realizado por la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA) de la Unión Europea revela un alarmante incremento en los casos de acoso escolar contra estudiantes LGBTIQ en España. Según la encuesta, que abarcó a más de 100,000 personas en 27 países de la UE, además de Albania, Macedonia del Norte y Serbia, el 66% de los estudiantes LGBTIQ en España han experimentado ridiculización, acoso o amenazas en la escuela por su orientación sexual o identidad de género en 2023, un aumento significativo desde el 49% reportado en 2019.

A pesar de los esfuerzos por integrar de manera más positiva la realidad LGBTIQ en los centros educativos de la UE, y un aumento en el número de jóvenes que expresan abiertamente su orientación sexual o identidad de género, el acoso escolar ha crecido considerablemente, pasando del 46% al 67% en la media comunitaria. Miltos Pavlou, experto de la FRA, señaló que aunque hay más apoyo que antes para las personas LGBTIQ en las escuelas, el aumento del acoso es notable y preocupante.

El estudio también destaca el fenómeno del odio en línea, con campañas de acoso que a menudo son orquestadas desde países como Rusia, promoviendo la idea de que la comunidad LGBTIQ amenaza los “valores tradicionales”. Este tipo de discursos ha contribuido a un ambiente de creciente intolerancia y violencia, con un tercio de los encuestados LGBTIQ reportando haber tenido pensamientos suicidas, un porcentaje que aumenta entre las personas trans e intersexuales.

A nivel de discriminación, aunque ha habido una ligera mejora en España —con un descenso del 42% al 37% en personas que se han sentido discriminadas—, el informe de la FRA alerta sobre un incremento en los ataques físicos contra la comunidad LGBTIQ, subiendo del 8% al 12% en España.

El informe concluye con una llamada a la acción para mejorar la formación policial en España y asegurar que las víctimas de crímenes de odio se sientan seguras al denunciar y reciban un trato justo. Además, destaca una percepción positiva sobre el esfuerzo del gobierno español en combatir los prejuicios y la intolerancia, aunque aún hay mucho trabajo por hacer para garantizar la seguridad y el bienestar de la comunidad LGBTIQ.

Publicidad