Publicidad

Bruselas, 18 ene (EFE).- Bélgica y Luxemburgo continúan este jueves en alerta por las condiciones meteorológicas adversas, con nieve, granizo y hielo en la mayor parte de sus territorios, lo que ha llevado a las autoridades de ambos países a declarar la alerta amarilla.

El Real Instituto Meteorológico (IRM) belga emitió hoy un aviso amarillo por las inclemencias meteorológicas -a excepción de la costa, que sigue bajo alerta verde-, ya que se esperan de nuevo chubascos de nieve granulada y frío invernal en varias regiones del país, una advertencia que permanecerá vigente hasta las 13.00 horas del viernes.

Las heladas nocturnas se generalizarán en el interior del país, por lo que también “habrá que estar atentos” a la formación de placas de hielo o de nieve dura, señaló el instituto meteorológico belga.

Estas condiciones climáticas podrían derivar en retrasos y cancelaciones en la circulación de los trenes en Bélgica, informó esta mañana el portavoz de la empresa nacional de ferrocarriles SNCB, Vincent Bayer, aunque la infraestructura ferroviaria no ha experimentado “ningún incidente importante”.

“Los trenes circulan, pero con más dificultades de lo habitual”, admitió Bayer, sobre todo en los trayectos Namur-Bruselas y Mons-Bruselas, “pero no hay interrupciones”.

Así, aunque gran parte de Bélgica está cubierta por un espeso manto de nieve, el tráfico ferroviario circulaba sin grandes perturbaciones en la mayor parte del país, mientras que los metros, tranvías y autobuses de la capital, Bruselas, ofrecían sus servicios, en general, sin incidencias.

En Luxemburgo, donde la alerta amarilla por nieve está vigente hasta este jueves a mediodía, las condiciones climáticas también han paralizado el tráfico y han afectado en especial a los tranvías y los autobuses de la capital, según informó el medio local Luxemburguer Wort, mientras que los trenes solo han sufrido cancelaciones o retrasos puntuales.

El temporal también ha provocado varios accidentes de tráfico en el país a lo largo de esta mañana, así como alertas de peligro por varios camiones atascados en las carreteras, cuya velocidad máxima ha quedado limitada a los 50 km/h, tal y como recoge Taglebatt.

Luxemburgo activó el miércoles la alerta naranja para el norte del país y la amarilla para el sur, mientras que este jueves se ha reducido a una alerta amarilla en todo el país por advertencia de nieve, que podrá llegar hasta acumulaciones de 5 cm y de hasta 10 cm en el norte.

El viernes se ha decretado solo una alerta por advertencia de frío, pues se espera que las temperaturas mínimas se sitúen sobre los menos 6 grados.

Publicidad