Tafraoute (Marruecos), 12 oct (EFE).- “¿Tirar la toalla?. Yo la toalla solo la tiro en el Caribe”, dijo Josep Betalú nada más cruzar la línea de meta como vencedor de la tercera etapa de la Titan Desert, primera jornada maratón disputada por las grandes llanuras del desierto, en las que el catalán, con 4 títulos, supo navegar como nadie. Resistió con el maillot rojo el suizo Koony Loser.

Después de una nefasta etapa inicial en la que “el rey de la Titan” perdió todas las opciones de lograr el récord de 5 títulos, Betalú volvió por sus fueros con una lección ante todos los favoritos, tomando caminos alternativos que le permitieron abrir una jugosa diferencia que supo mantener hasta el final.

La estrategia del corredor de Amposta funcionó, aunque un error en el últimos kilómetros le hizo perder 1 minuto de ventaja. Culminó la primera etapa maratón en solitario, con un tiempo de 3h.26.19, a una media de 26.57 kms/hora, en un recorrido de enormes llanuras, zonas arenosas y algunos pasos de ríos de enorme complejidad, siempre cerca a la frontera con Argelia.

Betalú llegó a la inédita meta de Tafraoute por delante de sus compañeros del KH7 Óscar Carrasco y Miguel Muñoz, segundo y tercero a 1 minuto. En un grupo perseguidor, a 1.11 llegó el suizo Konny Looser, quien sufrió por el llano, pinchó, pero aguantó un día más un maillot rojo que deberá defender a partir de este miércoles en terreno desconocido para el ciclista helvético: las dunas.

Una jornada que cambió de escenario, sin apenas desnivel acumulado, pero exigente a la hora de rodar por las interminables pistas pedregosas del desierto del Sáhara. Rápido se formó un grupo de 25 corredores que se mantuvo gran parte de la etapa. En el último tramo apareció Betalú, herido, pero no muerto, y además dispuesto a dar guerra hasta el viernes.

Betalú arrancó en solitario antes de la entrada al lago seco de Mader, enorme llanura convertida en un horno a 45 grados de temperatura, sin referencias orográficas durante buen trecho de su travesía. Se la jugó tomando pistas alternativas, y la jugada le salió a la perfección. Abrió una ventaja de 2 minutos y fue suficiente para alzarse con la victoria.

Un paso en la general para el, a priori, máximo favorito para destacarse en el palmarés de la Titan, pero insuficiente para arreglar el roto del primer día, donde perdió 32 minutos respecto a Looser. Ahora es sexto a 39 minutos del suizo.

“Yo la toalla solo la tiro en la playa del Caribe, pero la verdad es que ya no tengo opciones en la general. Pueden pasar cosas sorprendentes, pero es improbable”, dijo en meta.

Looser llegó sonriente al campamento, al frente de la general, que domina con 2.21 minutos sobre el malagueño Pablo Guerrero y 8.43 respecto a Julen Zubero.

En categoría femenina el duelo entre Ramona Gabriel y Ariadna Ródenas se decantó a favor de la catalana, quien mantuvo el jersey celeste de la general.

Una vez llegados al campamento de Tafraoute, los corredores, al tratarse de la etapa maratón, no podrán disponer de ningún tipo de ayuda, ni mecánica ni de fisioterapia, y dormirán en una tienda común con solo un saco de dormir. Otra dificultad de la Titan Desert, donde el descanso juega un papel determinante.

Este miércoles la segunda etapa maratón se disputa entre Tafraoute y Erg Chebbi, con un recorrido de 130 km. Aumenta el kilometraje y el desnivel acumulado, 1.100 metros, y aparecerán las temidas dunas, para belleza del espectador y martirio de los corredores.

El temido tramo de Erg Chebbi, ya clásico de la Titan espera a los corredores, aunque el grueso de ellas vendrán al siguiente día.

Carlos de Torres