Publicidad

Nueva York, 22 sep (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ejerció de anfitrión este miércoles y organizó una fiesta para los líderes mundiales que participan en la Asamblea General de Naciones Unidas.

El evento tuvo como escenario el Museo de Historia Natural de Nueva York, en cuyo vestíbulo cuelga una colosal ballena azul de más de 25 metros.

Las calles que rodeaban al museo estaban cortadas, había un gran despliegue policial y algunos viandantes se divertían intentando adivinar qué líder mundial iba a bordo de cada uno de los vehículos que cruzaban las calles a toda velocidad, según comprobó Efe.

La caravana de vehículos negros en la que viajaban Biden y la primera dama, Jill, llegó sobre las 19.03 hora local al museo y, una vez allí, fueron saludados por la presidenta y directora del museo, Ellen Futter y Lisa Gugenheim, respectivamente, informó la Casa Blanca.

Los Biden ejercían de anfitriones porque la sede de Naciones Unidas está en territorio estadounidense.

El evento era una ocasión para que los Biden se encontraran con viejos conocidos como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, o el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, con los que ya se han visto en otros foros internacionales.

Además, era una oportunidad para entablar relaciones con aquellos líderes que han sido recientemente elegidos en las urnas, por ejemplo el presidente de Colombia, Gustavo Petro, y el presidente de Chile, Gabriel Boric.

El evento fue cerrado a la prensa y duró unas dos horas, de acuerdo a la Casa Blanca.

El Museo de Historia Natural de la Gran Manzana, que se convirtió en la noche del miércoles en el centro de la diplomacia mundial, ha aparecido retratado en el cine con películas como “Night at the Museum” (2006) y en la literatura con novelas de Douglas Preston y Lincoln Child, entre otras.

Publicidad