Publicidad

Bangkok, 19 mar (EFE).- El secretario de Estado de EE.UU., Anthony Blinken, calificó este martes a Filipinas como su “socio decisivo” en el sector de los semiconductores durante un viaje a Manila, y aseguró que el papel del archipiélago asiático en esta área va “en aumento”.

Blinken hizo estas declaraciones durante una visita a la planta de ensamblaje de semiconductores de Amkor Technology (subsidiaria de una compañía de Singapur) al inicio de su viaje a Manila, adonde llegó tras asistir la víspera en Seúl a la Cumbre para la Democracia.

“Hay un largo recorrido entre Filipinas y EE.UU. en el sector de los semiconductores. Tenemos compañías que han estado aquí, han trabajado e invertido aquí durante muchos, muchos años”, afirmó Blinken, según un comunicado del departamento de Estado.

El secretario de Estado estadounidense destacó que la industria supone el 20 % de las exportaciones de Filipinas y afirmó que su país busca “nuevas formas para fortalecer aún más nuestra cooperación”, subrayando que “el potencial será aún mayor en el futuro”, si bien no ofreció más detalles ni posibles planes.

Las declaraciones de Blinken se producen una semana después de que la secretaria de Comercio de EE.UU., Gina Raimondo, urgiera durante un encuentro con empresarios locales también desde Manila a “duplicar” las actuales trece instalaciones de semiconductores existentes en el archipiélago asiático.

A través de la Ley CHIPS, aprobada con apoyo de demócratas y republicanos en 2022, EE.UU. busca crear cadenas de suministros en países aliados y reducir la dependencia de China en la fabricación de estos componentes, que son esenciales para producir desde superordenadores a lavadoras.

Los viajes de Blinken y Raimondo, que afirmó también durante su misión comercial en Filipinas que empresas estadounidenses realizarían inversiones de más de 1.000 millones de dólares en varios sectores, tienen lugar en pleno fortalecimiento de las relaciones entre Manila y Washington.

La llegada al poder de Ferdinand Marcos Jr. en Filipinas en 2022 revirtió la tendencia de su predecesor, Rodrigo Duterte, de apostar por Pekín en detrimento de los lazos históricos con Washington, que tiene un tratado de mutua defensa con Manila, entre otros acuerdos. EFE

pav/raa/rrt

Publicidad