Publicidad

Washington, 18 nov (EFE).- El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, viajará la próxima semana a Catar para asistir al Mundial a pesar de las críticas al país árabe por presuntos abusos a los derechos humanos.

El Departamento de Estado anunció este viernes los planes de Blinken, que estará el 21 y 22 de noviembre en Doha, donde también aprovechará para instaurar un diálogo estratégico con el Gobierno catarí y “reforzar los lazos” en temas de seguridad, energía, salud global y derechos humanos.

El jefe de la diplomacia de EE.UU. se reunirá el lunes con el ministro de Exteriores de Catar, Mohamed bin Abderrahman al Zani, informó el encargado del Departamento de Estado para Oriente Próximo, Daniel Benaim, en una llamada con reporteros.

El secretario de Estado también asistirá al primer partido de la selección estadounidense de fútbol, el mismo lunes en la tarde, con el equipo de Gales, agregó Benaim.

El viaje, aseguró el funcionario, es una oportunidad de EE.UU. para “dejar claro” que el país es un “aliado activo” de Catar y los demás países de la península Arábiga.

Al ser preguntado por las denuncias de abusos a derechos humanos, presentados por migrantes y sus familias que trabajaron en la construcción de estadios y la preparación de este emirato para el Mundial, Benaim dijo que Estados Unidos ha estado en discusiones con Catar sobre estos asuntos.

“Estados Unidos ha estado discutiendo los temas de derechos humanos con Catar y otros aliados en todos los niveles y lo seguirá haciendo después de la Copa Mundial”, señaló Benaim.

El funcionario también respondió a preguntas de reporteros sobre la prohibición existente en Catar a la homosexualidad y aseguró que EE.UU. ha tratado ese asunto con el Gobierno árabe.

“El emir de Catar aseguró públicamente a los hinchas que Catar y la Copa del Mundo están abiertas para todos y que todos son bienvenidos”, subrayó Benaim.

En Catar, la homosexualidad se tipifica como “sodomía” y está prohibida, así como cualquier expresión pública de esa orientación sexual.

La página del Departamento de Estado en relación a Catar, al igual que la Embajada estadounidense, que tiene una sección dedicada al Mundial, avisan de esa prohibición.

Organizaciones, artistas e hinchas en EE.UU. y Europa han llamado a un boicot del Mundial, ante la falta de garantías a los derechos humanos en el país.

Publicidad