Publicidad

Lima, 31 mar (EFE).- El presidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), Miguel Cabrejos Vidarte, invocó este domingo a los poderes del Estado e instituciones a colaborar, establecer un diálogo sincero y trabajar de forma articulada para fortalecer la democracia y conseguir la estabilidad en la crisis política que atraviesa el país.

“Como presidente de la Conferencia Episcopal Peruana y arzobispo de Trujillo, invoco a los poderes del Estado, así como a las fuerzas políticas y a los órganos de justicia, a establecer puentes de colaboración, diálogo sincero, trabajo coordinado y articulado entre las diferentes instancias del gobierno”, afirmó Cabrejos a través de un comunicado de la CEP.

También pidió el balance y equilibrio de poderes por el fortalecimiento de la democracia, la gobernabilidad y estabilidad política y social del país.

“Los recientes acontecimientos relacionados con las investigaciones fiscales y las decisiones del poder judicial, que han generado conmoción en el país, representan una oportunidad para reflexionar seriamente sobre los valores fundamentales que sustentan nuestra sociedad, que nos iluminen a encontrar el verdadero camino en la búsqueda de la verdad”, indicó.

Cabrejos añadió que “primero está Perú” y, es por eso, que hizo un llamado a la responsabilidad y corresponsabilidad como peruanos, “para que se busque solución a los conflictos, sin apasionamientos, con apego a la legalidad, al respeto a las personas, al debido procedimiento y a las garantías constitucionales”.

“Solo con la verdad y la justicia se fortalece la democracia y se construye un Perú cada vez más unido y con esperanza, buscando el bienestar de todos”, sostuvo el presidente de la conferencia episcopal, que también es arzobispo metropolitano de Trujillo.

Difundió este mensaje en el día que la iglesia celebra “la más grande de las solemnidades”, la Pascua de Resurrección, pero afirmó que “este júbilo pascual contrasta con situaciones preocupantes que afectan a nuestro país, y que pareciera que no encuentra caminos de luz y esperanza”.

Desde la madrugada del viernes y hasta media mañana del sábado, un equipo fiscal y policial allanó el domicilio de la presidenta de Perú, Dina Boluarte, y el Palacio de Gobierno, como parte de una investigación preliminar en su contra por corrupción, relacionada con la adquisición de unos relojes de lujo no declarados.

Publicidad