Publicidad

Lima, 25 ene (EFE).- La Fiscalía de Perú dispuso este martes abrir una investigación preliminar contra el ministro del Interior, Vicente Romero, por la presunta omisión de su deber al frente de esa cartera en el reciente desalojo de cientos de manifestantes del campus de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Unmsm) de Lima.

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, ofrece una rueda de prensa hoy, en Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar

“La fiscal de la Nación (general) abre investigación preliminar contra Vicente Romero, ministro del Interior, como presunto autor del delito de omisión de actos funcionales, en agravio del Estado, debido a los hechos ocurridos en las instalaciones de la UNMSM el 21 de enero”, informó el Ministerio Público en Twitter.

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, llega para ofrecer una rueda de prensa hoy, en Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar

Los incidentes ocurrieron en la mañana del último sábado, cuando la Policía Nacional del Perú (PNP) irrumpió al campus estudiantil de la universidad más antigua de América, cuya puerta fue derribada por una tanqueta.

El operativo se saldó con la detención de más de 190 personas, entre ellas muchas llegadas a Lima desde distintas regiones del país que se refugiaban en la universidad para participar en las marchas antigubernamentales que exigen la renuncia de la presidenta, Dina Boluarte, el cierre del Congreso y nuevas elecciones para 2023.

Al día siguiente, 192 de los detenidos, entre estudiantes y manifestantes, fueron puestos en libertad, tras haber pasado la noche en dependencias policiales.

Tras estos hechos, por los que Boluarte pidió disculpas este martes, Romero explicó que el ingreso de la PNP a la universidad se hizo ante un pedido de sus propias autoridades y por la comisión de un delito, en flagrancia, de algunos de los manifestantes allí alojados.

El titular de Interior detalló en declaraciones a la emisora RPP Noticias que el viernes “se hizo una denuncia por el ingreso de 300 personas de forma violenta, quienes sacaron a los vigilantes y les quitaron sus radios y encadenaron las nueve puertas de ingreso”.

Añadió que las autoridades de San Marcos también enviaron una solicitud pidiendo la intervención policial y dijo que, por ese motivo, “se ingresó ante la flagrancia de un delito y en estado de emergencia, es decir, en cumplimiento de la ley”.

Sin embargo, el centro universitario denunció el domingo que en el desalojo se dio un “abuso de autoridad” e indicó que en el operativo no hubo presencia del Ministerio Público.

Por su parte, Boluarte dijo hoy en una conferencia con la Asociación de Prensa Extrajera del Perú (APEP) que “quizás la forma (de realizar el desalojo) no haya sido la adecuada” y pidió “disculpas a los alumnos de San Marcos y los alumnos que estaban en la universidad”.

Publicidad