Publicidad

Santiago de Chile, 10 nov (EFE).- El presidente chileno, Gabriel Boric, llegó la mañana de este jueves a La Araucanía, epicentro del conflicto entre el pueblo mapuche y el Estado chileno, donde permanecerá hasta mañana, en su primer viaje a la zona como presidente.

“Comenzamos la Gira por La Araucanía para fortalecer el trabajo interministerial en base a las prioridades de nuestro Gobierno en la región, con el foco puesto en las personas y su seguridad”, publicó en sus redes al llegar al lugar.

Acompañado de los ministros de la Secretaría General de Presidencia, Ana Lya Uriarte; de Interior, Carolina Tohá, y Obras Públicas, Juan Carlos García, aterrizó a las 7.30 hora local (10.30 GMT) en la comuna de Freire para reunirse con el gobernador de la región, Luciano Rivas, su primera actividad.

La agenda del mandatario también contempla un encuentro con víctimas de la violencia rural y visitas a las comunidades mapuche apartadas de la radicalización del conflicto.

Durante la madrugada, antes de la llegada del presidente, tuvieron lugar varios hechos de violencia como la quema de una iglesia en Curacautín, donde quienes provocaron el incendio dejaron un lienzo con un mensaje de rechazo a la visita de Boric.

Según la prensa local, también se registró un ataque en una capilla y cortes y bloqueos en diferentes sectores de la ruta principal del sector.

La Policía diseñó un robusto plan de seguridad para prevenir incidentes que contempla un dispositivo de 100 carabineros adicionales a la zona, que se suman a los casi 1.400 que hay en la región; el traslado del helicóptero institucional para reforzar los servicios aéreos y un contingente de escoltas para acompañar al presidente en todo momento.

VISITA ESPERADA

Boric llega por primera vez en sus ocho meses como presidente a La Araucanía en un viaje anunciado y esperado desde hace semanas.

El territorio está desde hace más de cinco meses bajo estado de excepción constitucional, que permite el despliegue militar para apoyar a Carabineros en el control del orden público, incluyendo la vigilancia en las principales carreteras y caminos aledaños.

La medida se decretó tras un aumento de hechos de violencia en el lugar que empezó durante el Gobierno del expresidente Sebastián Piñera, quien implementó la medida por primera vez en octubre de 2021.

En marzo, la entonces ministra de Interior, Izkia Siches, intentó viajar hacia la comunidad Temucuicui, una de las más afectadas por el conflicto, y en la ruta, un grupo de personas cortó el paso de su comitiva con balazos incluidos.

Desde entonces y hasta hoy, visitaron el lugar la actual ministra de Interior, Carolina Tohá, a principios de octubre, y el subsecretario de Interior, Manuel Monsalve, en varias ocasiones.

En La Araucanía y otras regiones del sur de Chile existe hace décadas el llamado “conflicto mapuche”, que enfrenta a comunidades indígenas con empresas agrícolas y forestales que explotan tierras consideradas ancestrales.

El pueblo mapuche, la etnia indígena más numerosa de Chile, reclama las tierras que habitaron durante siglos, antes de que fueran ocupadas a la fuerza por el Estado chileno a fines del siglo XIX en un proceso conocido oficialmente como la “Pacificación de La Araucanía” y que ahora pertenecen en su mayoría a empresas forestales de poderosos grupos económicos.

En este contexto, son frecuentes los ataques incendiarios a maquinaria y predios y el conflicto ha costado la vida a un gran número de comuneros mapuche a manos de agentes del Estado, registrándose además la muerte de policías y huelgas de hambre de presos indígenas.

Publicidad