Marbella (Málaga), 14 oct (EFE).- El primer ministro británico, Boris Johnson, al que estos días no se ha visto fuera de la villa donde está instalado en Benahavís (Málaga), ha sido fotografiado en una terraza de la casa mientras pintaba, cuando están a punto de terminar sus vacaciones en la Costa del Sol.

Unos fotoperiodistas esperan en el  camino que conduce al cortijo de la familia Goldsmith, en la localidad de Benahavis (Málaga) donde se aloja el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, durante la visita extraoficial a la Costa del Sol que está realizando en estos días. EFE/Antonio Paz

La estancia de Johnson se ha producido en medio de la polémica y mientras su compañeros de gobierno avalan su decisión de viajar, desde la oposición han criticado la ausencia del primer ministro en medio de la crisis de suministros que atraviesa el país y que ha causado, entre otros, falta de productos básicos y colas en las gasolineras.

El mandatario británico, que llegó a España el pasado 7 de octubre junto a su mujer -Carrie- y su hijo menor -Wilfred-, ha dedicado la mañana de este jueves a pintar en la terraza de la casa en la que se aloja en este municipio malagueño de 9.000 habitantes, cercano a la playa y colindante a la turística ciudad de Marbella.

Camisa blanca por fuera, arremangado a la altura de los codos y pantalón oscuro conforman el atuendo elegido por Johnson para practicar esta “extraña” afición, tal y como la califican los medios de comunicación británicos, en la que usa como lienzo cajas con las que reproduce los tradicionales autobuses londinenses.

En una entrevista en la emisora Talk Radio en junio de 2019, Jonhson aseguró que le relaja decorar y transformar este tipo de paquetería y el que fuera presentador de la BBC y exrresponsable de Asuntos Externos en el ayuntamiento de Londres, Guto Harri, asegura que es un pintor talentoso.

El interés que despierta el pasatiempo del primer ministro del Reino Unido y líder del Partido Conservador llevó a vender uno de estos modelos de autobús en una subasta benéfica de la asociación de lucha contra el cáncer “Anna Wilkinson Mockingbird” por valor de 1.000 libras (unos 1.180 euros).

El lugar elegido por Johnson para descansar tras el reciente congreso de los conservadores en Manchester ha sido Torre de Tramores, una finca del secretario de estado de Medioambiente, Zac Goldsmith, cuyo alquiler supera los 30.000 euros semanales y donde en su momento se alojaron Lady Di y Hugh Grant.

Se trata de 600 hectáreas ubicadas en el corazón de una zona boscosa de Sierra Bermeja, en la que un incendio calcinó alrededor de 10.000 hectáreas a principios del pasado septiembre.

Torre de Tramores toma su nombre del edificio nazarí -del que solo queda una parte- junto al que se construyó la casa, una construcción tipo cortijo andaluz decorada por el interiorista Jaime Parladé -tercer marqués de Apezteguía- y que cuenta con dos piscinas, jacuzzi y helipuerto.