Publicidad

Grove (España), 1 oct (EFE).- El Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad de la UE, Josep Borrell, subrayó este sábado que, tras la anexión por Rusia de varios territorios ucranianos, la Unión Europea (UE) debe seguir haciendo “más de lo mismo”, enviar armamento y mantener las sanciones.

Borrell clausuró el cuarto foro de debate político y económico La Toja-Vínculo Atlántico, celebrado en la localidad española de Grove (noroeste).

Los referendos de anexión celebrados en esas zonas son “inválidos”, subrayó. “Nadie podría considerar válidos esos referendos celebrados de la noche a la mañana en medio de un país en guerra, sin ninguna clase de garantías ni censos ni debates, referidos a partes de otro país sobre las que ni siquiera tienen el control militar”, añadió Borrell en declaraciones a la prensa.

En esa situación, recalcó que la UE debe seguir haciendo “más de lo mismo, insistir y mantener con paciencia y perseverancia estratégica lo que viene haciendo desde el principio”.

En ese sentido, indicó que hay que seguir suministrando ayuda militar porque es vital, ha demostrado su eficacia y, sin ella, Ucrania no habría podido defenderse.

Precisó que no se ha querido suministrar aviones de caza porque la UE quiere mantenerse no beligerante.

“Sin entrar en la beligerancia, seguir suministrando armas a Ucrania”, sintetizó antes de defender que se mantengan las sanciones a Rusia, que también están siendo eficaces porque la economía y la tecnología rusa se están viendo profundamente afectadas, aseguró.

Matizó, no obstante, que esto es como una dieta de adelgazamiento que no tiene efectos inmediatos.

Como ejemplos de la eficacia de las sanciones, explicó que el 95 por ciento de las fábricas rusas de automóviles están paradas por carecer de componentes, y el 70 por ciento de los aviones rusos no pueden volar porque no tienen piezas de recambio.

“Las sanciones están minando la eficacia productiva de la economía rusa y van a tener efectos muy importantes en medio plazo”, auguró.

Además, instó a que los diplomáticos continúen con “la batalla de las ideas” para convencer al mundo de cuáles son las causas de la guerra.

El alto representante consideró normal que el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, haya pedido el ingreso urgente de su país en la OTAN, pues si él estuviera en su lugar, dijo Borrell, también lo haría.

Pero evitó pronunciarse al respecto: “Yo no soy la OTAN. No puedo hablar en nombre de la OTAN”.

Publicidad