Publicidad

(Actualiza con nuevas declaraciones del alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell).

Bruselas, 12 feb (EFE).- El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, dijo este lunes que el número de muertos en la guerra de Gaza es “muy alto” y pidió que se deje de dar armas a Israel.

El jefe de la diplomacia europea señaló que cada vez se alzan más voces en todo el mundo alertando de que las acciones del Ejército israelí en la Franja de Gaza son “desproporcionadas” y “excesivas”, incluyendo las del presidente Estados Unidos, Joe Biden, cuyo país es el principal aliado de Israel.

“Mi pregunta es ¿más allá de las palabras, qué más se cree que hay que hacer? Si crees que el número de muertes es muy alto ¿tienes alguna posibilidad para reducirlo?”, dijo Borrell en declaraciones a la prensa, a su llegada a la reunión que los ministros de Cooperación de la Unión Europea celebraron hoy en Bruselas.

“La UE no da armas a Israel, lo hacen otros. Si crees que el número de muertos es muy alto, quizás puedas hacer algo para reducirlo”, continuó Borrell, que recordó que Estados Unidos ya decidió suspender el envío de armas a Israel durante la guerra en Líbano, en 2006, porque el Gobierno israelí no quería parar la ofensiva.

“Exactamente lo mismo que ocurre hoy en día”, señaló el jefe de la diplomacia europea.

En este sentido, Borrell hizo referencia a la decisión que tomó hoy un tribunal de Países Bajos de exigirle al Gobierno neerlandés que detenga, en un plazo de siete días, la entrega a Israel de piezas de repuesto para aviones de combate F-35.

El alto representante celebró que el Ejército israelí rescatase hoy a dos rehenes en Rafah, pero mostró también su preocupación por el plan que ha anunciado este fin de semana el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, para ampliar la ofensiva militar terrestre en la ciudad del sur de la Franja, fronteriza con Egipto.

Los palestinos en Rafah “no pueden escapar”

(De izquierda a derecha) Philippe Lazzarini, Comisionado General de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRW), Ministra belga de Cooperación al Desarrollo y Política Urbana, Caroline Gennez y el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, asisten a una conferencia de prensa tras una reunión informal de ministros de desarrollo de la UE en Bruselas, Bélgica, el 12 de febrero de 2024. Los ministros se reunieron con Volker Turk, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y Philippe Lazzarini, Comisionado General de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRWA). Israel acusa a la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA), la principal agencia de ayuda para los palestinos en Gaza y Oriente Medio, de haber involucrado a algunos de sus trabajadores en los ataques de Hamás del 7 de octubre. (Bélgica, Bruselas) EFE/EPA/Olivier Hoslet

“Si lanzan una ofensiva contra una área altamente poblada, con más de 1,7 millones de personas estrelladas contra un muro, no pueden escapar. Cuando hay una guerra, la gente escapa, pero la gente en Gaza no puede escapar. Están con las puertas cerradas. Están siendo bombardeados sin que puedan escapar”, aseguró Borrell.

“Espero que el mundo entero tome nota de ello”, deseó el alto representante, que no vio opciones para que Israel pueda evacuar a la población de Rafah.

“¿Dónde los van a evacuar, a la Luna?”, dijo.

Borrell señaló también que si se intensifica la acción militar en Rafah, será más difícil que llegue la ayuda humanitaria a los palestinos y aseguró que el papel que juega la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) juega en este ámbito es “insustituible”.

Los ministros se reunieron hoy con el comisionado general de la UNRWA, Philippe Lazarini, con quien discutieron la situación sobre el terreno y la financiación de la organización, después de que los principales donantes, entre ellos Estados Unidos o Alemania, hayan suspendido sus fondos tras las acusaciones de Israel de que 12 de sus trabajadores cooperaron con el ataque de Hamás del 7 de octubre.

Publicidad