Bruselas, 14 nov (EFE).- El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, señaló este domingo la importancia de proteger a las personas que se encuentran en la frontera entre Bielorrusia y la UE, en una llamada con el ministro de Exteriores de ese país, Vladímir Makei.

“Hablé con el ministro de Exteriores de Bielorrusia, Makei, para abordar la precaria situación humanitaria en la frontera con la UE. Las vidas de las personas deben ser protegidas y se debe conceder acceso a las agencias humanitarias”. indicó Borrell a través de su perfil en la red social Twitter.

Para Borrell, “la actual situación es inaceptable y debe detenerse. La gente no debería ser utilizada como arma”, subrayó.

Por su parte, Makei aseguró en un comunicado haber manifestado a Borrell que las sanciones impuestas a su país son contraproducentes y confirmó su disposición a un diálogo “respetuoso, en pie de igualdad, con la Unión Europea”.

La conversación telefónica entre el ministro bielorruso y Borrell se produjo en vísperas de la reunión que celebrarán mañana, lunes, en Bruselas los titulares de Exteriores de los Veintisiete, en la que se prevé aprobar un nuevo marco legal que permitirá imponer sanciones adicionales a Bielorrusia por la crisis en la frontera.

La UE acusa al régimen del presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, de organizar traslados de migrantes desde países de Oriente Medio hasta la frontera que Bielorrusia tiene con Polonia o Lituania, donde permanecen miles de estas personas.

Bruselas ha considerado esta situación un “ataque híbrido” lanzado por Minsk y no una crisis migratoria al uso.

Publicidad