Publicidad

Redacción deportes, 16 mar (EFE).- El turco Arda Güler volvió a mostrar en El Sadar, ante el Osasuna, que la fantasía de su cabeza ya se traslada a sus piernas. Tras un inicio de temporada marcado por las lesiones, ya se le nota una evolución en el físico. El pasado domingo contra el Celta de Vigo marcó su primer gol con el Real Madrid y este sábado un disparo desde el centro del campo se estrelló en el travesaño.

Incidencia ofensiva en tan solo ocho minutos. Dos contra el Celta y seis frente a Osasuna. Poco a poco, pidiendo paso el turco en unos planes de Carlo Ancelotti en los que está muy caro hacerse un hueco.

Bien lo sabe un Arda Güler que llegó en verano al Real Madrid, con solo 18 años, con el sello de ser una de las grandes perlas del futuro del fútbol mundial.

20 millones de euros pagó el club blanco al Fenerbahce, lo que demuestra que ese sello era real. Sin embargo, después de deslumbrar en sus primeros entrenamientos, un problema en un menisco de la pierna derecha le obligó a someterse a una artroscopia. Un contratiempo al que siguieron dos lesiones musculares, una por pierna, que le impidieron debutar hasta 2024.

El 6 de enero en Copa del Rey, contra la Arandina, se estrenó directamente en el once titular. Y dejó buenas sensaciones, aún con limitaciones físicas y ante un rival que juega tres categorías por debajo del Real Madrid.

Esa fue la primera y única titularidad de Arda Güler hasta la fecha. Desde entonces, 45 minutos repartidos en seis encuentros. Sin continuidad e incluso con enfados cuando Ancelotti le mandaba calentar y acababa volviendo al banquillo, sin entrar al terreno de juego.

Una situación ante la que ‘Carletto’ repitió una palabra clave en el proceso de Arda Güler, “paciencia”, y que dos meses después de debutar el turco está haciendo olvidar.

A su primer gol como madridista le siguió este sábado una muestra más de que es un jugador de pura fantasía. Y no solo por los vídeos de los entrenamientos en los que se le ve atreviéndose con cualquier tipo de regate o definición.

Contra el Osasuna, al borde del final del partido, disparó desde el medio del campo, tras ver adelantado a Sergio Herrera, en lo que estuvo cerca de ser uno de los goles de la temporada. No lo fue por unos centímetros, ya que el balón se estrelló en el travesaño.

Un desparpajo que ensalzó Ancelotti en rueda de prensa.

“Es un gran talento. Sólo un gran jugador puede ver una jugada así. No importa que no haya marcado, para nosotros es gol”, expresó.

Un Ancelotti que le dio seis minutos a Güler contra Osasuna a pesar del 1-4 que reflejaba en el marcador desde el minuto 64, pero que el turco aprovechó para mandar un mensaje de que quiere más.

Óscar Maya Belchí

Publicidad