Río de Janeiro, 28 dic (EFE).- La Aduana de Brasil decomisó en los dos últimos días cerca de 1,8 toneladas de cocaína que estaban escondidas en tres diferentes contenedores en el puerto de Santos, el mayor de toda Latinoamérica, los cuales serían embarcados en navíos con destino a España, Francia y Gana, informaron este martes fuentes oficiales.

Fotografía cedida por la Aduana de Brasil de 1,8 toneladas de cocaína encontradas hoy en el puerto de Santos en Sao Paulo (Brasil). EFE/ Aduana Brasil

El alcaloide fue localizado en inspecciones aleatorias con la ayuda de un perro entrenado en la lucha antinarcóticos, que localizó 1.240 kilos de cocaína este martes y otros 561 kilos el lunes, informó en un comunicado la Administración Federal de Impuestos, órgano responsable por la fiscalización en las aduanas.

En una de las inspecciones de este martes fueron encontradas diversas tabletas de cocaína, con un peso de 736 kilos, escondidas en una carga de jugo de naranja que sería enviada al puerto de Valencia (España).

En la segunda fueron decomisados 504 kilos de la droga en tabletas que habían sido escondidas en una carga de azúcar refinada que sería enviada al puerto africano de Tema (Gana).

En la operación del lunes los fiscales descubrieron 561 kilos de cocaína escondidos en una carga de café que tenía como destino el puerto de Le Havre (Francia).

Los fiscales decidieron inspeccionar estas tres cargas específicas tras un proceso basado en “criterios objetivos de análisis de riesgo, que incluye verificaciones no intrusivas mediante imágenes de escáner”, según la nota.

En las inspecciones de las tres cargas el perro adiestrado de la Administración Federal de Impuestos identificado como Uruk “señalizó positivamente para la presencia de drogas”, agregó el comunicado.

Con los decomisos de esta semana se elevó a 16,2 toneladas el total de cocaína incautada en lo que va de este año en el puerto de Santos, ubicado en el litoral del estado de Sao Paulo, el mayor de toda América Latina y principal puerta de entrada y salida del comercio marítimo de Brasil.

Pese a no ser uno de los países considerados como grandes productores de drogas, Brasil es uno de los mayores puentes en las rutas de envío de cocaína desde Suramérica hacia Europa.

Publicidad