Publicidad

Berlín, 16 ene (EFE).- La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, se mostró confiada en una intervención virtual ante un foro en Berlín en que se podrá evitar una carrera de subsidios entre EEUU y la Unión Europa y dijo que espera que al final se encuentre una solución en la que solo haya ganadores.

“Tiene que haber conversaciones entre la Comisión (Europea) y EEUU en busca de un compromiso y espero que al final haya una solución en la que solo haya ganadores”, dijo Calviño ante el foro energético del periódico económico Handelsblatt.

Calviño aludió al asunto de las ayudas de Estado para favorecer los subsidios a las tecnologías limpias y evitar que las inversiones se vayan de la Unión Europea a Estados Unidos por las ayudas que proporcionará este país con su ley de reducción de la inflación.

La Ley de Reducción de la Inflación estadounidense, en vigor desde este año, prevé 369.000 millones de dólares en subsidios “verdes” que estarán vinculados a producir en territorio estadounidense, lo que a juicio de la UE supone una competencia desleal y discriminación para las empresas europeas, que podrían relocalizar sus inversiones.

Este fin de semana la Comisión Europea se mostró partidaria de relajar de forma “selectiva y temporal” sus normas sobre ayudas de Estado para favorecer los subsidios a las tecnologías limpias.

Calviño defendió además en el foro berlinés el uso de los recursos del plan de recuperación europea para la transformación energética en España y subrayó que el margen de posibles ventajas competitivas es algo que favorece a toda Europa.

“La transformación energética y la descarbonización es algo que necesitamos todos. En ello no estamos compitiendo los unos con los otros. Estamos en el mismo barco”, dijo.

Al comienzo de su intervención Calviño destacó que aunque ante la guerra en Ucrania España se había preparado para enfrentar el peor escenario la economía se ha mostrado robusta, lo que atribuyó en parte a la poca relevancia que tiene el gas ruso en la matriz energética española.

Inmediatamente antes de que Claviño interviniese ante el foro, el ministro de Economía alemán Robert Habeck elogió la posición constructiva que está teniendo España en medio de la crisis enérgética.

“Hay que entender el punto de partida. Mientras nosotros nos quedamos sin la mitad del gas al desaparecer Rusia como proveedor para España el gas ruso no era relevante. Hubiera sido comprensible que dijeran: os había advertido del peligro que implicaba confiar en Rusia, no hicistéis caso y ahora queréis que paguemos nosotros”, dijo Habeck.

“Sin embargo, la actitud española es constructiva y sus propuestas a la Comisión son interesantes”, agregó.

Publicidad