Publicidad

Toronto, 14 de mayo – La política de inmigración de Canadá, que ha establecido umbrales de puntuación altos para la residencia permanente, está poniendo en peligro los sueños de muchos inmigrantes que buscan establecerse en el país. Kanika Maheshwari, una joven que se trasladó desde la India a Brampton en 2020 para estudiar gestión empresarial, enfrenta ahora la incertidumbre sobre su futuro en Canadá. A pesar de haber establecido una vida y planear abrir un negocio de joyería con su esposo, la pareja se encuentra en una situación difícil debido a la expiración inminente de su permiso de trabajo y a los altos puntajes requeridos por el Sistema de Clasificación Integral (CRS) para la residencia permanente.

El Gobierno de Canadá, liderado por el ministro de Inmigración, Marc Miller, ha implementado cambios significativos en las políticas de inmigración, incluyendo la eliminación de extensiones de permisos temporales introducidas durante la pandemia. Estos cambios llegan en un momento en que el país ha aceptado un número récord de 430,000 solicitudes de residencia permanente en 2022, pero ha mantenido altos umbrales de puntuación que muchos no pueden alcanzar.

Manan Gupta, un consultor de inmigración en Brampton, destaca la difícil situación de los titulares de Permisos de Graduados de Trabajo Postsecundario (PGWP) que, a pesar de contribuir significativamente al mercado laboral canadiense, se ven obligados a dejar el país debido a la incapacidad de cumplir con los requisitos de puntuación del CRS. Más de la mitad de los titulares de PGWP en 2022 tenían la intención de trabajar en Ontario, y la salida de estos trabajadores podría dejar un vacío considerable en el mercado laboral.

Además, el gobierno ha priorizado categorías de trabajadores específicas como STEM, agricultura, atención médica, transporte, comercio y francófonos, dejando de lado a muchos otros, incluidos los estudiantes internacionales en campos menos demandados. Según CBC News, Canadá ha atraído desproporcionadamente a estudiantes en programas de negocios en comparación con aquellos en atención médica y oficios, lo cual no se alinea con las necesidades del mercado laboral.

Maheshwari y su esposo se enfrentan a la posibilidad de regresar a la India y comenzar de nuevo, una perspectiva desalentadora después de haber invertido años y recursos significativos en Canadá. La pareja ha considerado gastar hasta $30,000 en asesoramiento legal para explorar opciones alternativas de residencia permanente.

Este escenario subraya la necesidad de una revisión completa de las políticas de inmigración en Canadá para asegurar que no solo atraigan, sino que también retengan a inmigrantes talentosos y trabajadores que son vitales para la economía del país. La comunidad internacional observa cómo Canadá manejará estos desafíos cruciales en su política de inmigración en los próximos años.

Publicidad