Publicidad

Londres, 4 feb (EFE).- El ministro británico de Exteriores, David Cameron, pidió este domingo a los rebeldes hutíes del Yemen que detengan sus ataques contra barcos en el mar Rojo, después de que anoche el Reino Unido y Estados Unidos realizaran su tercera ofensiva conjunta contra sus posiciones.

Cameron dijo en su cuenta de X que los países aliados han lanzado “repetidas advertencias” contra la milicia proiraní, que inició sus operaciones el pasado noviembre con el supuesto fin de presionar a Israel en la guerra de Gaza.

“Sus acciones imprudentes están poniendo en riesgo vidas inocentes, amenazando la libertad de navegación y desestabilizando la región. Los ataques hutíes deben cesar”, escribió Cameron.

Estados Unidos y Reino Unido atacaron el sábado, por tercera vez desde el 11 de enero, decenas de presuntos objetivos militares en 13 ubicaciones en Yemen, en una operación apoyada por Australia, Baréin, Canadá, Dinamarca, los Países Bajos y Nueva Zelanda, informaron en un comunicado.

Esta operación se efectuó después de que Washington bombardeara decenas de objetivos en Irak y Siria supuestamente vinculados también con Irán, como represalia a un ataque con dron la semana pasada en el que murieron tres soldados estadounidenses.

En una entrevista publicada hoy en ‘The Sunday Times’, Cameron afirma que “hay que enviar una señal lo más clara posible a Irán de que lo que está haciendo a través de sus (grupos armados) representantes es inaceptable” y por ello les harán “rendir cuentas”.

Publicidad