Publicidad

Ottawa, 3 mayo.- Una comisión de investigación canadiense ha confirmado que las elecciones federales de 2019 y 2021 sufrieron interferencia extranjera, pero sin llegar a comprometer la integridad del sistema electoral ni alterar los resultados finales.

Si bien la jueza Marie-Josée Hogue, encargada de la investigación, no pudo determinar si la interferencia afectó los resultados en distritos electorales específicos, sí reconoció que la confianza pública en la democracia canadiense se ha visto afectada, especialmente entre las comunidades de la diáspora.

La comisión identificó problemas de comunicación entre los servicios de seguridad y los partidos políticos, lo que llevó a una subestimación de la amenaza de la interferencia extranjera. También se señaló la falta de claridad sobre los roles y responsabilidades de las diferentes partes involucradas en la lucha contra este problema.

El informe destaca a China como la principal amenaza de interferencia extranjera para Canadá, acusándola de utilizar diversas tácticas, como la represión transnacional, el financiamiento de candidatos y la desinformación. Otros países mencionados en el informe incluyen a India, Pakistán, Rusia e Irán.

La comisión identificó seis métodos principales de interferencia extranjera: el desarrollo de relaciones a largo plazo con objetivos específicos, el financiamiento de candidatos a través de intermediarios, la corrupción y las amenazas, los ciberataques, las campañas de desinformación y la utilización de intermediarios para ocultar la participación de un Estado extranjero.

La comisión continuará su trabajo y presentará un informe final en diciembre de 2024. El gobierno canadiense deberá tomar medidas para fortalecer la seguridad electoral y proteger la democracia del país de la interferencia extranjera.

Publicidad