Lima, 6 oct (EFE).- El Gobierno de Perú canceló la reunión programada para este miércoles con los representantes del consorcio de empresas que explota el yacimiento de gas de Camisea, uno de los más grandes de Latinoamérica, en la que estaba prevista la revisión del contrato para aumentar las retribuciones a favor del Estado.

La decisión se anunció poco antes de que se confirmara la renuncia del primer ministro, Guido Bellido, quien fue el principal impulsor de la renegociación de ese contrato.

Mediante un oficio remitido al Consorcio Camisea, Bellido solicitó “por motivos de fuerza mayor” reprogramar la cita, originalmente coordinada para las 16:00 horas (21:00 GMT) de este miércoles.

“La nueva fecha será comunicada oportunamente”, señaló el documento emitido por Bellido, quien horas antes había publicado en Twitter una carta en la que el consorcio aceptaba la invitación a participar en la mesa de trabajo para tratar la renegociación del contrato.

Este encuentro iba a ser la primera toma de contacto entre el Gobierno de Castillo y el consorcio que explota el yacimiento, después de que Bellido amenazara a fines de septiembre que se podía expropiar la operación si el consorcio se negaba a revisar el contrato a uno más favorable hacia el Estado peruano.

La renegociación de los contratos de concesión de Camisea, situado en la selva amazónica de la sureña región de Cusco, fue una promesa electoral de campaña del partido oficialista Perú Libre.

A pesar de ello, la declaración de Bellido sorprendió por hablar de nacionalización cuando el propio Castillo había asegurado apenas unos días antes en su discurso ante las Naciones Unidas que en su Gobierno no habría expropiaciones.

Además, la Constitución peruana no contempla actualmente la posibilidad de una nacionalización y Perú Libre no tiene los votos suficientes en el Parlamento para reformar la carta magna, vigente desde 1993.

UN 0,5 % DEL PIB EN REGALÍAS

Dentro del consorcio de Camisea, Pluspetrol es el socio mayoritario, con el 27 % de participación, seguido de la estadounidense Hunt Oil (25,1 %), la coreana SK Innovatión (17,6 %), la española Repsol (10 %), la argentina Tecpetrol (10 %), y la argelina Sonatrach (10 %).

En condiciones normales, Camisea produce entre 43 y 48 millones de metros cúbicos de gas por día, procedentes de los bloques 56 y 88 a cargo de Pluspetrol y del 57 a cargo de Repsol, según el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin).

Así, Camisea produce el 92 % de la producción fiscalizada de gas natural de Perú y su gas permite generar más del 40 % de la energía eléctrica consumida a nivel nacional.

Durante sus primeros 15 años de operaciones, Camisea facturó 30.000 millones de dólares tras una inversión de 5.000 millones de dólares y generó regalías para el Estado peruano por valor de 8.000 millones de dólares, lo que equivale al 0,5 % del producto interior bruto (PIB) del país.

Publicidad