Publicidad

Tapachula, México, 31 de mayo.- Cientos de migrantes de Cuba, Centroamérica y Venezuela partieron hoy desde Tapachula, la ciudad fronteriza más grande de México con Centroamérica, en una caravana que busca avanzar hacia el norte del país. Esta movilización ocurre justo antes de las elecciones del domingo en México, donde se votará en los comicios más grandes de su historia.

Los migrantes, que incluyen familias completas con niños, hombres y mujeres con sus pertenencias, iniciaron su marcha sin la compañía de activistas ni guías, una práctica común en otras caravanas. “La decisión de salir se tomó por la lentitud en la tramitación de permisos y la acumulación de personas en un mismo lugar, lo que nos llevó a buscar una salida por nuestra propia cuenta”, explicó Cristian Sierra, un migrante hondureño.

El grupo, que camina por la carretera federal 200, ha expresado su preocupación por posibles detenciones de parte de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la policía estatal, aunque insisten en que su marcha es pacífica y ordenada.

Uno de los migrantes, Orlando de Cuba, relató a EFE la frustración de esperar un año en Tapachula para una respuesta de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), solo para descubrir que sus documentos se habían perdido. “Me notificaron por correo que mis papeles se habían vencido y desaparecido, y la única opción que me quedaba era caminar”, dijo Orlando.

Esta caravana surge en un momento de alta tensión, ya que México reforzará la seguridad en sus carreteras y en la frontera sur ante las inminentes elecciones. Durante el primer trimestre de 2024, México detectó un aumento casi del 200% en la detección de migrantes irregulares en comparación con el año anterior, interceptando a más de 360.000 personas.

El tema migratorio ha sido central en la campaña electoral, con acusaciones por parte de los candidatos de oposición hacia el gobierno actual de ceder ante las demandas migratorias de Estados Unidos durante la administración de Donald Trump. Por su parte, la candidata oficialista, Claudia Sheinbaum, ha prometido continuar con la política migratoria actual pero con reformas al INM y a la Comar, además de proponer un proyecto de industrialización en la frontera sur que incluya oportunidades de empleo para los migrantes.

Esta caravana refleja la desesperación y las dificultades que enfrentan miles de migrantes en su intento por encontrar mejores condiciones de vida lejos de sus países de origen, en medio de un entorno político complicado tanto en México como en la región en general.

Publicidad