Publicidad

París, 10 junio 2024.- El joven prodigio español Carlos Alcaraz conquistó su primera corona en Roland Garros, sumando su tercer Grand Slam tras una intensa final contra el alemán Alexander Zverev. En un partido que duró 4 horas y 19 minutos, Alcaraz se impuso con marcador de 6-3, 2-6, 5-7, 6-1 y 6-2.

El tenista de 21 años celebró su victoria arrodillándose sobre la arcilla de la pista Philippe Chatrier antes de dirigirse a las gradas para abrazar a su familia y equipo. Esta victoria no solo le otorgó el prestigioso título, sino que también lo catapultó al número 2 del ranking mundial.

Una Victoria Significativa para el Tenis Español

Con este triunfo, Alcaraz se convierte en el décimo español en ganar Roland Garros, contribuyendo al total de 26 victorias españolas en París. Además, se erige como el ganador de Grand Slam más joven en las tres superficies, siguiendo los pasos de Rafael Nadal, el único que ha ganado el torneo antes de los 22 años.

En un día especial para la región de Murcia, de donde Alcaraz es originario, el joven tenista inscribió su nombre junto a leyendas como Manolo Santana, Andrés Gimeno, Arantxa Sánchez Vicario, Sergi Bruguera, Carlos Moyá, Albert Costa, Juan Carlos Ferrero y, por supuesto, Rafael Nadal.

Una Final de Alta Intensidad

La final contra Zverev fue un duelo de alta intensidad. Alcaraz, que llegaba con el impulso de haber superado una dura semifinal contra Jannik Sinner, comenzó fuerte, rompiendo el servicio del alemán en el primer set. Sin embargo, Zverev ajustó su juego en el segundo set, aprovechando una desconexión momentánea de Alcaraz para igualar el marcador.

El tercer set fue una montaña rusa de emociones. Alcaraz estuvo cerca de cerrarlo a su favor, pero un despiste permitió a Zverev recuperarse y ganar cinco juegos consecutivos. Este revés puso a Alcaraz contra las cuerdas, pero el español mostró su resiliencia y recuperó su forma en el cuarto set, llevándose cuatro juegos seguidos.

La Decisiva Quinta Manga

El partido se resolvió en un quinto set que mantuvo a todos en vilo. Alcaraz, visiblemente más fresco, rompió el servicio de Zverev en el tercer juego y, a pesar de la presión, logró mantener su ventaja. La resistencia física y mental de Alcaraz fue clave, especialmente considerando que Zverev llegó a la final después de 19 horas y media de juego en el torneo.

El español defendió con éxito su servicio, mientras Zverev comenzó a perder terreno. En un emocionante final, Alcaraz liberó su brazo y llevó a la multitud al éxtasis, sellando su victoria con una ovación resonante de “¡Carlos, Carlos!”.

Un Futuro Brillante

Esta victoria en Roland Garros no solo consolida a Carlos Alcaraz como una estrella emergente del tenis mundial, sino que también augura un futuro brillante para el joven español. Con su habilidad, resistencia y determinación, Alcaraz está preparado para desafiar a la élite del tenis y continuar el legado de grandes campeones españoles.

Publicidad