Publicidad

Buenos Aires, 12 feb (EFE).- El tenista español Carlos Alcaraz, número dos del mundo, defendió este lunes a su compatriota Rafa Nadal, quien recientemente se convirtió en embajador de la Federación Saudí de Tenis (STF) y consideró que es positivo que el deporte que ambos practican llegue a más países.

El tenista español Carlos Alcaraz ofrece una conferencia de prensa previo a su debut en el IEB+ Argentina Open de tenis hoy, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Luciano González

En una rueda de prensa ofrecida en Buenos Aires, con motivo de su participación en el IEB+ Argentina Open, donde defiende la corona lograda en 2023, el murciano fue consultado por esa cuestión y las críticas vertidas sobre el 22 veces campeón de Grand Slam.

“He escuchado algunas críticas, pero Rafa ha decidido firmar como embajador. A mí, personalmente, no me parece mal… Embajador del tenis si no he entendido mal. (Arabia Saudí) Es un país que se está desarrollando, abriendo al mundo del deporte y qué mejor que Rafa se meta ahí para abrir a lugares donde no se jugaba nunca. Nosotros, los jugadores, intentamos atraer más gente para que vea tenis”, afirmó el campeón del Abierto de Estados Unidos 2022 y de Wimbledon 2023.

Sobre la cada vez mayor apertura del país de Medio Oriente a distintos deportes, Alcaraz apuntó que “es bueno para el tenis que haya más sedes” y que sean más los países a los que los profesionales acuden para competir.

“Yo creo que Arabia es un país que está muy evolucionando muy rápido en todos los sentidos y en el mundo del deporte esta habiendo un montón de eventos. Creo que es bueno para el deporte en general”, resaltó sin entrar en más valoraciones.

El pasado 15 de enero, Nadal fue anunciado como embajador de la Federación Saudí de Tenis (STF) “como parte de un compromiso a largo plazo para ayudar al crecimiento de este deporte e inspirar a una nueva generación de atletas en Arabia Saudí”.

Según la información de la propia STF, el mallorquín “pasará una temporada al año en Arabia Saudí para ayudar a fomentar y planificar el desarrollo de niños y niñas en este deporte, así como para aumentar el interés por el tenis entre la población joven del país”.

“Mires donde mires en Arabia Saudí, puedes ver crecimiento y progreso, y me emociona formar parte de ello. Sigo jugando al tenis porque me encanta. Pero más allá de jugar, quiero ayudar a que este deporte crezca en todo el mundo, y en Arabia Saudí hay un gran potencial”, señaló Nadal en declaraciones difundidas por la Federación saudí.

El exnúmero uno del mundo fue muy criticado por este acuerdo, entre otras cuestiones, por la cuestionada política de derechos humanos en el país del Golfo.

Publicidad