Publicidad

Redacción Medioambiente, 6 feb (EFE).- Tras oficializar con la vicepresidenta tercera del Gobierno central, Teresa Ribera, la posibilidad de fletar barcos con agua desde la desalinizadora de Sagunto (Valencia)(Este) hasta el puerto de Barcelona, en junio si la situación empeora, la Generalitat (Ejecutivo regional) prepará el puerto de la capital catalana y el de Tarragona para el tráfico de buques.

Así lo manifestó el conseller de Acción Climática de la Generalitat, David Mascort, este martes en la Comisión de Acción Climática del Parlament (parlamento regional) para explicar a los grupos la fase de emergencia para el área metropolitana de Barcelona y de la ciudad de Gerona.

El conseller dijo que estudian todos los escenarios, además de Sagunto, pues “no es relevante de dónde venga, sino que cuando la necesitemos (el agua), estemos a punto para poderla llevar”, ha añadido.

En este sentido, afirmó que se está trabajando en los “puertos de Barcelona y Tarragona para adecuar las instalaciones”.

También quiso expresar su “comprensión, empatía y solidaridad” con el sector primario, que por circunstancias “no deseadas por ellos ni por el Govern (gobierno regional)” está sufriendo una crisis, en parte por la sequía, que ha provocado la caída de la producción, la bajada de los precios en origen y el encarecimiento de los costes de producción.

Pero defendió que la Generalitat ha ayudado “como nadie” a los agricultores ante la sequía con -ha cifrado- unos 160 millones de euros.

Rehuir una “guerra por el agua”

Por su parte, la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, incidió en la opción de fletar barcos de agua desde la desaladora de Sagunto (Valencia) hasta el Puerto de Barcelona, y pidió rehuir de una “guerra por el agua”.

Cataluña “no roba a nadie” recursos hídricos y “aquí nadie salva a nadie”, manifestó, para resaltar que la voluntad es colaborar con “los actores más cercanos” y asegurarse de que, si la situación no mejora en verano, se pueda llevar agua en barco a Barcelona.

De este modo, se hará “sin robar a nadie”, pues “se recogerá agua donde esto no suponga un problema para los habitantes de la zona”, remarcó.

La portavoz ha recordado en este sentido que la Generalitat pagará los barcos y el Gobierno costeará el agua de la desaladora de Sagunto, actualmente infrautilizada porque solo opera al 10 % de su capacidad.

En una entrevista con RNE esta mañana, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, afirmó que llevar agua hasta Cataluña en barcos no es “sostenible en el tiempo, no es la solución ideal” y apostó por una estimación realista de la evolución de la sequía, que no tiene visos de ser un episodio puntual.

Asimismo, insistió en la importancia de invertir en desalación, reutilización y mejora de las infraestructuras, además de evitar fugas en la red y ajustar el consumo a la oferta real.

Publicidad