Publicidad

Pekín, 19 mar (EFE).- La Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China (CSRC) impuso una prohibición de por vida al presidente del gigante inmobiliario Evergrande, Xu Jiayin, para acceder al mercado de valores, informó este martes el diario oficialista Global Times.

La CSRC acusó a Xu de “tomar decisiones y organizar la implementación de fraude financiero”, utilizando métodos “particularmente escandalosos” y en “circunstancias particularmente graves”.

Además de la prohibición de por vida, Xu también recibirá una multa de 47 millones de yuanes (6,5 millones de dólares, 6 millones de euros), según comunicó este lunes una filial de la empresa.

La propia Evergrande ha sido multada con 4.175 millones de yuanes (580 millones de dólares, 533 millones de euros) por ofrecer ingresos inflados en los informes anuales para 2019 y 2020, que ascendieron a 564.000 millones de yuanes (78.356 millones de dólares, 72.062 millones de euros), además de por la sospecha de fraude en la emisión de bonos corporativos y por no revelar información relevante de forma oportuna.

Los analistas, consultados por el Global Times, consideran que la prohibición de por vida y las multas impuestas a Xu y Evergrande son un severo aviso a quienes intenten violar la ley o cometer fraudes financieros.

“Esto sirve como una advertencia severa para cualquiera que se atreva a desafiar la ley, participar en especulaciones o cometer fraude para obtener beneficios”, afirmó Dong Shaopeng, investigador del Instituto Chongyang de Estudios Financieros de la Universidad Renmin de China.

El 29 de enero, la Justicia hongkonesa ordenó la liquidación de Evergrande en favor de sus acreedores extranjeros, un dictamen que abre un largo e incierto proceso ante la duda de si será reconocido en la China continental, donde están la mayoría de sus activos, ya que el sistema judicial de la antigua colonia británica está separado del chino en virtud de su estatuto de semiautonomía.

El año pasado, Evergrande aseguró, citando un análisis de Deloitte, que la tasa de recuperación para los inversores en caso de una liquidación rondaría un 3,4 %.

Evergrande, con un pasivo de unos 330.000 millones de dólares, entró en impago hace más de dos años tras sufrir una crisis de liquidez por las restricciones impuestas por Pekín a la financiación de promotoras con un alto nivel de apalancamiento, tras lo que fue intervenida por las autoridades chinas.

El grupo, convertido en la principal cara visible de la crisis inmobiliaria en China, se vio sumido el año pasado en nuevas turbulencias después de que su fundador y presidente, Xu Jiayin, fuese puesto bajo una especie de arresto domiciliario por “sospechas de actividades ilegales”.

Publicidad