Publicidad

Cartagena (España), 11 nov (EFE).- Los científicos que acompañarán a los 60 tripulantes de la Armada que zarparon este viernes de Cartagena, en Murcia, a bordo del Hespérides embarcarán en 21 días en el puerto chileno de Punta Arenas y en el argentino de Ushuaia, según informó el comandante del buque, el capitán de fragata Rafael Aguirre Pastor, antes de partir.

Familiares del capitán del buque de investigación oceanográfica Hespérides despiden al barco desde el faro de la Curra de Cartagena. EFE/Marcial Guillén

Se trata de la 36ª campaña de investigación Antártica que coordina el Comité Polar Español, con 28 proyectos científicos españoles y 8 de colaboración internacional, que concluirá el 19 de mayo próximo.

El capitán de fragata del buque de investigación oceanográfica Hespérides Rafael Aguirre Pastor, atiende a la prensa este viernes momentos antes de partir hacia una nueva campaña antártica, El Hespérides recorrerá los 13.000 kilómetros de su trigésima sexta campaña antártica, expedición científico-militar que desarrollará proyectos sobre vegetación polar, cambio climático, pingüinos, glaciares o tormentas solares. EFE/Marcial Guillén

El buque de investigación oceanográfica español ha superado tras tres décadas de historia un importante periodo de trabajos en Cartagena para reparar el material no operativo para dejarlo en las mejores garantías y para que esté todo a punto porque navegar 6 meses a una zona tan lejana sin apenas apoyo logístico así lo requiere.

“Necesita mantenerse en las mejores condiciones de operatividad, porque es importante ir con muchas garantías a la Antártida; allí estás muy solo y el apoyo logístico es escaso y muy complicado”, recalcó.

Según explicó, la expedición científica desarrollará proyectos de investigación sobre la influencia de procesos bilógicos y químicos en el Atlántico Sur y como influyen en el cambio climático, entre otras cuestiones que abordarán además la vegetación polar o las consecuencias evolutivas en los pingüinos, así como la evolución de los glaciares o las tormentas solares y el clima en general.

Serán 192 días fuera en las que la covid-19 ha sido tenido en cuenta para evitar complicaciones y así, aunque la normativa se ha visto relajada en la sociedad en general, en un barco por la proximidad tendrán todo tipo de controles.

Así, ocho días antes del “despliegue” se pide a la tripulación una actitud responsable y cuidado especial en lo que será la burbuja de convivencia hasta llegar al mar de Plata en 21 días.

A bordo llevarán mascarilla y una vez que lleguen al puerto argentino se considerará que están totalmente limpios, si bien en ese momento embarcarán científicos y técnicos que no tienen este protocolo, pero a los que sí se les obliga a realizar una PCR y antes de embarcarse recibirán reconocimientos médicos, se les medirá la temperatura corporal y se les hará un cuestionario de responsabilidad, llevando durante siete días mascarilla, sin que en ningún momento estén mezclados con la tripulación militar, ni siquiera en la cocina ni en el gimnasio.

Existe además un Plan de Contingencia por si se complica la situación ante un hipotético brote como el ocurrido en febrero de 2022 en que el buque tuvo que invertir el rumbo para evitar la presencia del virus en la Antártida.

Preguntado por el final del Hespérides y la llegada de un nuevo buque de investigación en próximas campañas, el comandante respondió que está en fase de estudio un nuevo barco, pero que mientras tanto el que hay “está dando el callo y tiene componentes tecnológicos muy avanzados”.

Publicidad